La ilusión venció al miedo: presentación de mi tesis

Estimado lector,

El día 21 de enero de 2016 defendí mi tesis doctoral en la Facultad de Comunicación y Relaciones Internacionales Blanquerna. Fue un momento muy especial, no sólo porque culminaba un proceso de muchos años, sino porque estuve acompañada de personas que aprecio y me aprecian. Es por ello que pude disfrutar de todo el proceso. La ilusión venció al miedo.

Ya sabes que me interesa mucho la docencia, el periodismo y la ética, así que no te extrañarás si descubres, en la presentación que hoy comparto contigo, que mi tesis versara sobre esos temas. El contenido es, lógicamente, esquemático, pero te servirá para hacerte una idea. Como siempre, puedes preguntar y comentar lo que quieras, a la espera de que la tesis se publique en abierto.

Un fuerte abrazo y seguimos compartiendo.

Publicado en Doctorado, Investigación | Etiquetado | Deja un comentario

Integrados y desintegrados por las (nuevas) tecnologías

Recientemente he visto dos anuncios que me han dado mucho que pensar sobre el uso que hacemos de las tecnologías. Los voy a incluir a continuación sin comentar nada, para que puedas formarte tu propia opinión. Después, si quieres, puedes leer la mía.

El anuncio del autobús

El anuncio de la cama

¿Qué te han parecido?

¿Compartirías conmigo y mis lectores tu opinión?

Lo que yo veo (que no es lo mismo que lo que quieren transmitir los publicistas):

Lo más evidente, que ambos anuncios ofrecen una visión positiva de la tecnología. ¡Qué coherentes que son estos anunciantes!, ¿eh?

Para ello, nos muestran personas que comparten su tiempo con otras personas a través de sus dispositivos móviles. ¡Qué fantástica que es la tecnología que une a las personas! All you need is love…

¿Que la primera chica se impacienta y prefiere saber de su amigo (virtual) que estar con ella misma? ¡Pues déjala!

¿Que la segunda prefiere contar el notición a su pareja a través del móvil? ¡Pues no te reprimas!

Ahora, en serio. No tengo fobia a las tecnologías ni aversión a los móviles, pero estos anuncios me han hecho pensar que tal vez estamos perdiendo cosas esenciales al utilizar dichas herramientas tan a la ligera. Es importante encontrar tiempo para uno mismo, VITAL diría yo, en esta sociedad tan veloz y saturada de información. Es importante saber, TRASCENDENTAL, que hay acontecimientos que pierden intensidad y valor si se comunican a través de una pantalla.

Espero no ser apocalíptica, pero temo que quienes han integrado mejor las tecnologías acaben desintegrados (Umberto Eco in memoriam). Y una persona desintegrada (cuyas partes no se hallan integradas armónicamente) es una persona infeliz. Reflexiona de nuevo. No confundas la vida con la tecnología.

Publicado en Ética, Persuasión | Deja un comentario

Y después de la tesis, ¿qué?

Hace unos meses finalicé mi tesis doctoral y todavía no he escrito nada al respecto. Ni una sola línea. Extraño en mí, que me gusta reflexionar en voz alta y compartir experiencias, ¿no os parece?  Lo cierto es que todavía no sé por qué no me animo a celebrarlo. Será que todavía no ha llegado el momento de la defensa pública, prevista para el día 21 de enero, y que uno teme cantar victoria antes de lo previsto, “no vaya a ser que…”. Y, sin embargo, finalizar una investigación de semejante envergadura requeriría de unas buenas celebraciones, en plural, independientemente del juicio ajeno que merezca el resultado.

invitacion tesis

La tesis doctoral, creo que ya lo he comentado alguna vez, requiere un salto cualitativo respecto a cualquier trabajo realizado durante la carrera, por muchos motivos que ahora no entro a detallar, pero que exige dar lo mejor de uno mismo. El proceso implica un gran crecimiento intelectual y, en general, personal, y conlleva un gran desgaste físico y psicológico. Por eso, cuando uno acaba la tesis, lo primero que suele hacer es recuperarse. Recuperarse en todos los sentidos.

Por muy bien que uno se haya planificado, cualquier obra creativa puede pulirse indefinidamente, por lo que, si uno es mínimamente cuidadoso, y los doctorandos solemos serlo, solemos aprovechar hasta el último minuto disponible. Esto significa, entre otras cosas, que uno tiende a trabajar más horas de las recomendadas, descuidar otras facetas como el cuidado físico y las relaciones personales y, en definitiva, a desequilibrarse. Vamos, que no nos volvemos locos porque ya lo estábamos cuando nos metimos en esto.

El desgaste psicológico no debe ser menospreciado, ya que se trata de un trabajo muy largo en el tiempo –cuatro años de media, habitualmente más- y uno va siendo más consciente de sus errores a medida que transcurre el tiempo. Esto es bueno, pues significa que uno ha aprendido por el camino, pero ha de manejarse con cuidado, so pena de no cerrar nunca el proyecto. Como el poema de la utopía, que cito en mi tesis, el horizonte se mueve a medida que nos aproximamos a él.

A todo lo anterior se suman muchas incertidumbres, que solo el tiempo y el reposo pueden desvelar. ¿El esfuerzo mereció la pena? ¿Alguien valorará el resultado? ¿Podré dedicarme a la investigación y la docencia, como era mi deseo al iniciar el doctorado? ¿Y qué voy a hacer ahora, que he dedicado más de media vida a estudiar y aprender? Como puede apreciarse, el doctorando que ha depositado su tesis se enfrenta a un cóctel de interrogantes que ha de digerir con sumo cuidado, so pena de quedar (más) tocado. Tal vez por eso opté por el silencio, porque todavía no podía verbalizar muchas de las sensaciones y pensamientos que bullían por dentro. Tocada, sí, pero no hundida. Seguimos…

Publicado en Doctorado, Investigación | 5 comentarios

El futuro no está en los niños, sino en los cuarentones

Hoy se celebra el Día Universal del Niño. Me parece genial recordar cuáles son los derechos de los menores y no bajar la guardia en su cumplimiento. Dicho esto, empieza a mosquearme un poco esa frase tan socorrida de “hemos de cuidar de los niños, porque ellos son el futuro”. Efectivamente, lo que somos hoy depende en gran parte de las condiciones en que nos desarrollamos durante la infancia y la adolescencia. Por tanto, hay que intentar que el entorno sea lo más favorable posible, de acuerdo.

inmaduros

Ahora bien, si afirmar que el futuro está en los niños es una excusa para no hacer nada por mejorar un poco el mundo en el que vivimos, que no cuenten conmigo. Por eso digo que el futuro está en los cuarentones, porque a esta edad ya nos conocemos lo suficiente como para saber en qué somos buenos o todo lo contrario y todavía tenemos energía para poder transformar el entorno que nos rodea. O sea, que vale ya de pasarles la responsabilidad del mundo a los pobres niños y jóvenes y mostrar más coherencia a la hora de vivir. Que si los jóvenes no creen en la política, en los bancos ni en los medios de comunicación, por algo será, digo yo.

De todas formas, siempre puedes mejorar el mundo que te rodea, tengas la edad que tengas, empezando por las relaciones con tu familia y amigos, siguiendo por tus compañeros de trabajo y en las asociaciones a las que pertenezcas y, obviamente, como ciudadano o simpatizante de un partido político. Y no me digas que no se puede hacer nada porque eso es, lisa y llanamente, una MENTIRA. La VERDAD es que no te apetece hacer nada porque tienes mucho miedo a perder lo que tienes. Te has acomodado, vamos, y te sientes mucho mejor diciendo: “El futuro está en vosotros. Ánimo, muchachos”. Y lo que no dices es: “Que yo estoy muy bien como estoy y no quiero complicarme la vida”. Y, mientras tanto, el mundo se va al carajo y con gran hipocresía no llevamos las manos a la cabeza: “Cómo está el mundo, ¿te das cuenta?”.

Sinceramente, a mí no me preocuparía tanto perder lo que tengo –que es poco- como perder lo que soy –que ojalá sea mucho-.

Con perdón, pero espero haber contribuido un poco más a la crisis de los cuarenta, cincuenta, sesenta, setenta, etc. Que estamos jóvenes para lo que queremos… Que queramos un poco mejor a los jóvenes…

Imagen tomada de aquí

| Etiquetado , , | Deja un comentario

“Una sociedad sin humanidad(es)”

Escribí esta columna antes de los atentados terroristas en Francia. Sigue teniendo sentido, o tal vez más después de lo ocurrido. Personas que matan a otras personas por unas ideas, unas creencias, ¿unas supersticiones? Personas que sólo despiertan a la realidad del mundo cuando escuchan las bombas en la puerta de su casa. No juzgo, no justifico, sólo intento comprender.

Por eso sigo sin entender que el Gobierno del Partido Popular haya querido prescindir de la Ética y la Filosofía, de las Humanidades al fin y al cabo. Es cierto que la comprensión, la empatía, la compasión y la solidaridad se aprenden sobre todo en casa. Pero la sociedad en su conjunto, y el Estado como su representante, deben velar también por que los más jóvenes sepan de la existencia de estos valores y los experimenten a medida que se socializan.

Puede que los filósofos y los profesores de Ética no lo hayamos ni lo estemos haciendo bien. Aquí entono el mea culpa por la parte que me corresponde. Pero la solución no consiste en suprimir o reducir las asignaturas humanísticas, sino en invertir más recursos, más tiempo, más dinero, en cómo conseguir personas, instituciones y entidades que no permanezcan indiferentes ante el dolor ajeno, se produzca éste donde se produzca. Que todos estamos hechos de la misma pasta.

O eso, o nos metemos en una espiral de violencia dolorosa, desgastante y sin sentido.  O eso, o viviremos condenados a la inseguridad, la soledad y el miedo.

***

Ayer cogí el metro y me di cuenta de lo terrible que puede llegar a ser un “inocente” aviso.

eva jimenez

“Si te encuentras mal, pide ayuda utilizando los interfonos de la estación”… ¿Ya damos por supuesto que no nos ayudarán las personas que estén a nuestro lado?

Luego cogí el tren y escuché el siguiente mensaje de voz, más o menos: “Cal cedir l’espai reservat a les persones que ho necessitin” (Hay que ceder el espacio reservado a las personas que lo necesiten)… ¿Es que ya no lo hacemos y por eso tienen que recordárnoslo?

¿Hasta dónde llegaremos?, me pregunto, mientras un escalofrío me recorre el cuerpo.

Publicado en Ética, L'Hospitalet, Moral, Periodismo e información | 2 comentarios

El club de los 35. Gracias por estar ahí.

Hoy me he dado cuenta de que hay 35 personas que siguen este humilde blog y otras muchas más que se acercan a él a diario. Hoy quiero daros las GRACIAS a todos por interesaros por lo que publico en él. Gracias de verdad por vuestro tiempo y permitidme que os robe unos minutos más. Los justos para pediros que me contéis por qué seguís este blog y por qué no consigo saber vuestra opinión sobre algunos de los temas que publico en él.

En serio. Quiero saber qué os parece y qué creéis que podría ayudarnos a establecer una mejor comunicación. A mí se me ocurren algunas ideas, pero también quiero conocer vuestra opinión. Es por ello que he creado una encuesta que se rellena en lo que se tarda en tomar un café -de verdad-.

¡Qué ganas de escucharos!

| Etiquetado , , | Deja un comentario

“¿Un L’Hospitalet dependiente de BCN y a dos velocidades?”

Ya ha salido publicada la columna de este mes de El Llobregat. En esta ocasión, me han llamado la atención las numerosas iniciativas provenientes de Barcelona que el Ayuntamiento de L’Hospitalet aprovecha en su propio beneficio: Fira de Barcelona, campus de Bellvitge de la Universidad de Barcelona, Barcelona Gallery Weekend…

No me parece mal que las ciudades más pequeñas o con menos recursos aprovechen las oportunidades de las grandes capitales, pero sí creo que hay que tener cuidado, pues podrían depender de ellas en exceso y, como comento en la columna, “si Barcelona cae, L’Hospitalet caerá con ella, del mismo modo que todavía se dice que si Estados Unidos estornuda, Europa se acatarra –con el permiso de China, añado-“.

También aprovecho este hecho para advertir otro peligro: la creación de una ciudad a dos velocidades: una, rica, donde se genere mucho dinero; y otra, pobre, que se limite a recibir prestaciones. Entiendo que no es el espíritu del partido que gobierna (PSC), pero no está de más tenerlo en cuenta. Espero que sea de vuestro interés y espero vuestros comentarios.

Publicado en L'Hospitalet | Deja un comentario