La dificultad para adaptarse al cambio: el caso del Sindicat de Periodistes de Catalunya

El VII Congreso del Sindicat de Periodistes de Catalunya/Sindicat de Professionals de la Comunicació (SPC), celebrado el pasado 20 de abril, constituye un vivo ejemplo de las dificultades que atraviesan las organizaciones para adaptarse a los cambios que se están produciendo en todos los ámbitos.

Ramon Espuny
Ramon Espuny

Uno de los más graves, y que salió a relucir en el  Informe de Gestión de la Junta Ejecutiva, es el económico, donde se habló de la pérdida de más de 12.000 puestos de trabajo en Comunicación en toda España y unos 4.500 en Catalunya. Otro no menos importante, mencionado de forma indirecta, lo constituyen las transformaciones sociales: vivimos en una sociedad que nos invita tanto al bienestar individual que resulta muy complicado moverse para defender algo que resulte del interés de todos. Este caso es aún más grave en el caso de las organizaciones sindicales, como el SPC, que generan ciertos prejuicios que impiden aumentar el número de afiliados y, con ellos, la fuerza necesaria para defender los derechos laborales y profesionales de los comunicadores y el derecho a la información y la comunicación de los ciudadanos. Otro aspecto relevante, mucho más en las profesiones comunicativas, es el tecnológico. Este hecho, destacado especialmente por un miembro de la junta saliente, Pedro Gómez, fuerza al sindicato a prestar atención a los nuevos perfiles profesionales y a las nuevas formas de trabajo, donde ya no se ejerce necesariamente dentro de una empresa.

La conciencia de estas dificultades es lo que ha podido llevar a la junta saliente, liderada por Ramon Espuny, a plantear algunos cambios organizativos que afectan a los estatutos actuales. Por ejemplo, la sustitución del Consell Directiu, por falta de participación de los afiliados, por una Assemblea más reducida, a fin de ganar eficacia. En contrapartida, se crea un Consell General, donde los afiliados que lo deseen podrán asesorar y ayudar a la Junta Ejecutiva en sus objetivos. Estos cambios fueron aprobados por la mayoría de los asistentes, si bien Pedro Gómez planteó ir un poco más lejos y crear organismos que fomenten la comunicación horizontal y la participación ciudadana.

Pedro Gómez
Pedro Gómez

Esta última propuesta salió adelante sólo en parte, con la aprobación de una Comissió Social, si bien generó un interesantísimo y, en ocasiones, áspero debate acerca de lo que debería ser un sindicato de comunicadores del siglo XXI: ¿una estructura para velar por los derechos laborales de los profesionales o  un espacio donde la ciudadanía empiece a ejercer su derecho a la información y la comunicación? La mayoría convino en que se trataba de propuestas complementarias y en ningún caso contradictorias, pero el énfasis en una u otra cuestión quedó patente y evidenció uno de los retos más apasionantes que el SPC tiene por delante; pasión que, por cierto, avivó el secretario general de la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP), Dardo Gómez.

La forma de afrontar este desafío también parece haber cambiado, ya que se ha reducido el número de miembros de la Junta –aunque siguen las mismas personas: Ramon Espuny como presidente y como vocales Quico Ràfols, Pilar Gonzalo, Vicent Canet, Joan Puig, Elena Tarifa y Ricard Checa-, y ha aumentado el interés por participar en el recién creado Consell General, con lo que es probable que en los próximos meses asistamos a otra forma de trabajo y, quién sabe, otra forma de responder a los cambios a los que nos enfrentamos.

Fotos: Eva Jiménez

Más información:

Noticia del SPC

Documentos debatidos en el congreso

La II Asamblea de Periodistas se abre a los jóvenes y a la sociedad civil

La II Asamblea de Periodistas, celebrada el pasado sábado en Barcelona, contó con una nutrida representación de jóvenes informadores y diversos miembros de la sociedad civil, reflejando el esfuerzo de los organizadores, el Sindicato de Periodistas de Cataluña (SPC), por favorecer el intercambio de perspectivas sobre la situación actual del Periodismo, la Información y la Comunicación.

El diagnóstico fue más o menos compartido por todos y explicado con detalle por el profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), Xavier Giró. El docente expuso que la lógica capitalista se basa en la competencia (obtener más beneficios que los demás) y en la competitividad (mejorar la relación costes-beneficios), lo cual suele ir en detrimento de la calidad de la información, es decir, se resiente la posibilidad de crear un “discurso crítico contra el poder”.

Otra consecuencia del modelo capitalista, perfectamente ejemplificada por Xabier Arkotxa, presidente del Comité de Empresa de Ediciones Primera Plana y del Comité Intercentros de El Periodico de Cataluña, es la precariedad laboral del colectivo de profesionales que se encarga de buscar y elaborar la información: los periodistas. Arkotxa achacó las causas de la crisis del gremio a la “imprevisión y la ambición de las empresas periodísticas”, y apeló a la afiliación sindical como la única forma de defender los derechos laborales de esos “obreros intelectuales”.

La representante de la Asamblea de Jóvenes Periodistas de Cataluña, Yolanda Viñals, no hizo sino corroborar lo expuesto por el representante sindical: “La mayoría de los jóvenes no tienen trabajo ni posibilidades de trabajar”. También se quejó de la deficiente formación de las Facultades de Comunicación, que separan el periodismo del trabajo en los gabinetes de comunicación, “cuando no es así en la realidad”. No obstante, su exposición no se quedó en un lamento, sino en una enumeración de proyectos en los que ya han comenzado a trabajar. Entre ellos, destaca la elaboración de un manual de buenas prácticas para los becarios, la redacción de un decálogo, el interés por realizar charlas formativas e informativas y por la creación de sociedades cooperativas. Abierta la caja de Pandora, comenzó la lluvia de propuestas de los diversos miembros presentes en la sala.

Sugerencias para salir de la crisis

“Hay que recuperar los medios públicos locales. Hay que conquistar la gestión de estos medios para alcanzar una socialización real”, expuso Rolando del Guerra, miembro del colectivo Comunicant y El Txiringuitu 1.9, entre otros.

“Es hora de montar cooperativas y generar otros medios de realizar información”, enfatizó Manuel Torres, colaborador del semanario La Directa.

“Hay que constituir un medio de referencia con todas las aportaciones que puedan hacer todas las organizaciones con los los periodistas que estén en desacuerdo con la información tradicional” , apuntó Julià Castelló, de la comisión de Periodismo Solidario del Col·legi de Periodistas de Cataluña.

“Vale la pena plantearse una definición o un decálogo para distinguir el blogger del periodista”, expuso Paco Durán, periodista en Radio L’Hospitalet.

“Convendría redactar una resolución para que salga una plataforma para el análisis del cambio y la participación en los medios de comunicación”, añadió Dardo Gómez, presidente de la Federación de Sindicatos de Periodsitas (FEsP).

Críticas y autocríticas para ahondar en las causas

A lo largo de la mañana también hubo tiempo para la crítica y la autocrítica, como cuando Laura Bergés, profesora de la UAB y miembro de la Asamblea para la Comunicación Social, echó en cara a los periodistas su pasividad, su ambición personal y su escaso interés por buscar alianzas con la sociedad.

Francesc-Josep Deo, profesor y coordinador de la revista AulaMèdia, también lamentó el daño que muchos periodistas causan en la formación de los más jóvenes y echó de menos la implicación de la Universidad en la capacitación de la ciudadanía.

Neus Ràfols, del gabinete de prensa de la Confederación de Asociaciones de Vecinos de Cataluña, hizo mención de las Universidades privadas, a las que culpó del exceso de licenciados, que posteriormente se convierten en mano de obra barata.

Los movimientos sociales también recibieron su cuota de responsabilidad de la mano de Xabier Arkotxa, quien les reprochó que no distinguieran entre empleadores y trabajadores cuando realizan sus críticas. Arkotxa lamentó además el desinterés de los alumnos cuando se les intenta explicar por qué no conviene aceptar prácticas en determinados medios de comunicación.

Estas y otras críticas, no obstante, no impidieron que se creara un buen clima, como demostró el vermú que prosiguió a la asamblea, imagino que porque todos estaban de acuerdo en una premisa básica que salió a relucir a lo largo de toda la jornada: la información no es de los periodistas ni de los empresarios. La información pertenece a todos los ciudadanos.

 

Para ver la retransmisión vía Twitter del evento, busca #2SPC en @sinapsisfugaces.

Para ver la nota publicada por el SPC, pincha aquí.

Foto tomada de aquí

28-D: Acuerdo histórico entre las organizaciones periodísticas para defender el periodismo en España

Esta mañana la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP), los colegios de periodistas de Cataluña y Galicia y las secciones de Periodismo de los sindicatos CCOO y UGT han alcanzado un acuerdo histórico para defender el periodismo en España. Según ha podido saber doctorandaenconstruccion, se trata de un pacto de mínimos que permitirá mejorar las condiciones laborales de todos los periodistas –no sólo de los que trabajen en plantilla- e impulsará la creación de un organismo de autorregulación que defenderá a los ciudadanos de los periodistas que abusen de su libertad de expresión.

Al parecer, la crisis ha llevado a muchísimos profesionales a integrarse en algún tipo de organización periodística, por lo que éstas han doblado e incluso triplicado el número de afiliados. Con este respaldo de las bases, han comentado portavoces sindicales antes de entrar a la reunión, es posible reivindicar mejoras laborales con garantías de éxito.

En cuanto al organismo de autorregulación, ésta parece ser la mejor solución ante la falta de consenso para elaborar un proyecto de Estatuto del Periodista Profesional que satisfaga a todas las partes. Como se recordará, la FAPE se desvinculó del Foro de Organizaciones de Periodistas en el año 2005, por discrepancias con un proyecto de ley que el Congreso de los Diputados admitió a trámite en la pasada legislatura, pero que no llegó a aprobarse. Actualmente, se encuentra en el Congreso un proyecto similar, denominado Ley del derecho a la información y de deberes y derechos de los informadores, que sigue sin contar con el beneplácito de la FAPE.

Sea como fuere, parece que las organizaciones periodísticas españolas han tomado conciencia del momento tan crítico que atraviesa la profesión y que, apoyadas por los periodistas de a pie, han decidido apostar por afrontar de manera conjunta dos graves problemas: la situación laboral de los informadores y su responsabilidad para defender el derecho a la información de la ciudadanía, esto es, para salvaguardar la democracia.

Ay, inocente, pero qué inocente que eres…

SPC: Nuevos retos, nuevos cargos

El VI Congreso del Sindicato de Periodistas de Cataluña, celebrado el pasado sábado, debatió sobre la situación del sector y eligió a los miembros de la Junta Ejecutiva, Consejo Directivo y Comisión de Garantías de los próximos cuatro años.

La crisis como excusa para recortar plantillas y derechos laborales

Fabián Nevado, secretario de Acción Sindical del SPC hasta el día el congreso, presentó un informe del sector en el que se habla de más de 3.500 periodistas despedidos entre 2008 y lo que llevamos de 2009.

En dicho informe se afirma también que la mayoría de las empresas han aprovechado la crisis para recortar plantillas y derechos laborales: “Si se ha despedido por la vía más cara, habiendo otras más baratas pero que se han de demostrar documentalmente, es evidente que no es la falta de liquidez de las empresas la que motiva la reducción de personal, sino aprovechar la situación de crisis para reducir al personal más antiguo y con más experiencia de las redacciones” (p. 16, traducción propia).

Nevado apuntó que los periodistas, si bien no tienen la culpa la situación, sí tienen responsabilidad, pues son los primeros que han de defender su puesto de trabajo y su dignidad como profesionales. De hecho, el ex secretario de Acción Sindical apuntó que muchas veces el sindicato no puede exigir más a la empresa por miedo de los informadores a perder lo poco que tienen. 

El hasta ese día presidente del Sindicato, Dardo Gómez, mencionó otras dificultades, como la falta de identidad y unidad profesional: “¿Alguna plantilla va a ir a la huelga para salvar al 40% de los colaboradores?”, lanzó al auditorio.

Otro problema de los periodistas es la falta de humildad o realismo. “No tienen claro que somos asalariados”, comentó Xabier Arkotxa, responsable de Universidades y Estudiantes en Prácticas de los últimos años.

Otra idea que salió a relucir es que los profesionales de la información tampoco han sabido conectar con la sociedad, que ahora mismo no parece dispuesta a movilizarse por defender el derecho a la información, algo que se vio necesario para cambiar la situación.

También se mencionó la falta de compromiso de los partidos políticos, que no se atreven a regular en contra de las empresas; y de las universidades, que dejan que los medios de comunicación exploten a sus estudiantes a cambio de prestigio, salvo honrosas excepciones -la Universidad Autónoma de Barcelona y la Universitat Rovira i Virgili-.

Por estas y otras razones, se llegó a la conclusión de que la regulación de la profesión es la única forma de conseguir que los periodistas puedan cumplir con su deber de informar de manera veraz y plural, tal y como exige la Constitución.

Nuevos cargos para los próximos cuatro años

Junta Ejecutiva/Junta Executiva

President: Ramon Espuny (TV3)
Secretaria d’Acció Sindical: Robert González
Secretaria d’Acció Social i Mitjans Alternatius: Pedro Gómez (Sport)
Secretaria de Comunicació Institucional: Pilar Gonzalo (La Farga de
L’Hospitalet)
Secretaria de Comunicació i Serveis: Verónica Chelloti (Canal Latino)Secretaria de Drets d’Autoria: Lluís Díez-Solano (Free-Lance)
Secretaria d’Estudis i Universitats: Eva Jimenez (Universitat)
Secretaria de Fotografia i Imatge: Joan Puig (El Periódico)
Secretaria de Gabinets de comunicació: Vicent Canet (Fundació del Món Rural)
Secretaria d’Igualtat: Elena Tarifa (Col·laboradora)
Secretaria de Mitjans de la Immigració: Gustavo Franco: (Tribuna
Latina)
Secretaria de Mitjans Públics: Joan Francesc Escrihuela: (TVE)
Secretaria d’Organització: Francesc Ràfols (El Triangle)
Secretaria de Projectes i Recursos: Patrícia Estévez (Col·laboradora)Secretaria de Relacions Institucionals i Tresoreria: Enric Bastardes Demarcació de Tarragona: Ricard Checa (Agència Portuguesa de Notícies)

Consejo ejecutivo/Consell Directiu

Àngels Marín (Redactora / Col·laboradora), Àngels Piñol (Redactora / El País), Dani Martí (Redactor / TVE-Catalunya), Dardo Gómez (Redactor / Col·laborador), Enrique Romero (Redactor / Badalona Comunicació), Francesc Farré (Redactor / RNE), Francisco Duran (Redactor / Ràdio l’Hospitalet), Frederic Sala (Redactor / Col·laborador), Gabriela Grífol (Redactora / BTV), Isidre Ramos (Redactor / TVE-Catalunya), Joan Palomés (Redactor / El Triangle), Joan Roura (Redactor / TV3), Joan Ramon Guzmán ( Redactor / Sport), Joan Tramuns (Redactor / Col·laborador), Joaquim Marquès (Redactor / Negocio), Jordi Bordes (Redactor / El Punt), Julià Castelló (Redactor), Júlia López, (redactora / Col·laboradora), Laura Hurtado (Redactora / Intermon Oxfam), Manuel Garriga (Redactor / Col·laborador), Mar Requena, (Redactora / Col·laboradora), Mercè Roura (Redactora / Badalona TV), Neus Ràfols (Redactora / CONFAVC), Pep Costa (Redactor / Sport), Quique Azcona (Tècnic de so / COM Ràdio), Tjerk Van der Meulen (Fotògraf / Col·laborador), Toni Albir (Fotògraf / Agència EFE), Txema Morera (Fotògraf / Diari de Tarragona) y Xabier Arkotxa (El Periódico).

Comisión de Garantías/Comissió de Garanties

Gil Toll (Redactor / TV3), Goretti Palau (Redactora / CEC) y Joaquím Coca (Redactor / Col·laborador).

Más información en:

Sindicato de Periodistas de Cataluña

Comunicació 21