“La maté porque era mía”

Unos párrafos de párrafos sobre el tema que he abordado este mes en la columna mensual de El Llobregat:

El 25 de noviembre se celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Poca broma. En L’Hospitalet de Llobregat hemos sido testigos de dos asesinatos en poco menos de tres meses. Me pregunto cómo es posible que llegue a matarte la persona que prometió amarte durante toda la vida. […]

Generalizar es errar, pero yo creo que en la mayoría de los casos se produce un fenómeno que sintetiza muy bien la popular frase “la maté porque era mía”. El marido se cree con derecho al asesinato, porque la otra persona ha perdido su condición de tal, es decir, se ha convertido en un objeto, en una posesión más que puede manejar a su antojo. […]

El problema es que muchas de estas actitudes se toleran, como si fueran virtudes varoniles, y que los hijos aprenden de ellas. Y así vamos, de generación en generación, de degeneración en degeneración, ignorando el hecho de que la humanidad se aprende en casa, no en el juzgado, no en la escuela.

Palabra versus violencia

libertad-de-prensa-v21

Hoy se “celebra” el Día Mundial de la Libertad de Prensa. Entre comillas, porque todavía queda mucho camino para que todos podamos expresar nuestra opinión sin miedo a ser asesinados, torturados, encarcelados, despreciados, marginados, rechazados…

Todavía queda mucho camino para que aprendamos que la vida de otra persona es más valiosa que el miedo o la rabia que puedan transmitirnos sus palabras.