Buena gente + periodistas trabajadores + propietarios valientes = periodismo de éxito (Reviviendo ‘Los archivos del Pentágono’)

La cartelera acoge estos días ‘Los archivos el Pentágono’, la última película dirigida por Steven Spielberg y protagonizada por Meryl Streep y Tom Hanks. El largometraje, basado en hechos reales, cuenta cómo el diario The Washington Post se enfrentó al Gobierno de Richard Nixon al publicar información secreta que revelaba que varias generaciones de presidentes de Estados Unidos habían ocultado al pueblo americano que la guerra de Vietnam estaba condenada al fracaso y, contra todo pronóstico, habían continuado enviando soldados al campo de batalla.

bradlee_graham

Bradlee y Graham en la vida real.

El filme, rodado al estilo de los años 70, puede parecer muy lejano en el tiempo, pero no lo es tanto, pues se siguen librando guerras a distancia y se continúa mintiendo a la ciudadanía acerca de los verdaderos intereses que se juegan en ellas. A estas alturas, no hace falta que insista, ya estamos todos hartos de oír hablar de infoxicación, noticias falsas, postverdad, fake news, etc.

Las primeras imágenes nos muestran la guerra desde el punto de vista de un observador del Gobierno estadounidense. Un inicio sorprendente, pero muy acertado, por dos motivos.  Uno, porque nos enseña aquello que no queremos ver: la soledad, el miedo, el dolor, la muerte… Dos, porque nos ponemos en el lugar del observador, quien más tarde se jugará su futuro profesional y personal por revelar lo que ha descubierto a sus conciudadanos.

Los periodistas nos identificamos indefectiblemente con el director de The Washington Post en aquella época, el mítico Ben Bradlee, quien se enfurece cuando The New York Times le roba la exclusiva y salta como un niño cuando consigue los mismos documentos de la misma fuente. Bradlee consigue ganarse la confianza y autoridad de su equipo a base de trabajo y rigor, y deja claro que hacen falta periodistas dispuestos a dejarse la piel por conseguir la información, analizarla y comunicarla de la mejor manera posible.

Ahora bien, escuchemos a la mujer de Bradlee, prototipo de las parejas sacrificadas que han tenido el coraje o la inconsciencia de casarse con un o una periodista: ¿qué te jugas tú, Bradlee? Si el periódico se hunde, te contratarán al día siguiente en otro lugar. ¿Pero qué pasa con la propietaria, la increíble Katharine Graham? Ella pierde su negocio familiar, su dinero, su vida…

Gran lección la de ‘Los archivos del Pentágono’: para que exista un periodismo de éxito, que aúne rentabilidad y servicio público, hacen falta tres elementos: ciudadanos preocupados por el bien común, periodistas que encuentren la mejor manera de hacer llegar su mensaje y propietarios o inversores que confíen en sus trabajadores y les apoyen en sus decisiones.

Esto es lo que vamos a intentar un grupo de periodistas en L’Hospitalet de Llobregat, esperemos que con la ayuda de buena gente y mecenas valientes. Si quieres más detalles, sigue Foment de la Informació Crítica a través de su blog y su cuenta de Twitter. ¡Todos somos necesarios si queremos mejorar las cosas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s