El periodista que acabó vendiendo pañuelos de papel

Apuesto a que el periodista con el que me he topado hoy nunca imaginó que acabaría vendiendo pañuelos de papel a los conductores de los vehículos que se paran delante de uno de los semáforos de la calle Aragó de Barcelona.

Lleva un paquete de kleenex en cada mano y de su cuello pende un cartel que le llega prácticamente hasta los pies. Me pregunto si tamaño tablón constituye una medida extrapolable de su desesperación.

En letras rojas sobre fondo blanco he podido leer únicamente que también es exmigrante (?) y que busca trabajo. No paraba de moverse en busca de clientes acatarrados.

Inmediatamente después he recordado a mis estudiantes. Si lo miraran como yo lo estoy mirando, si pudieran apreciar el sudor en su frente, su sonrisa enmuecada, su ir y venir, venir e ir, su cansancio…

dedo-y-lunaTal vez ya no percibirían los ejercicios como juegos sin sentido, tal vez los concebirían como oportunidades de aprendizaje en un mundo complejo y acelerado.

Tal vez comprenderían que el tiempo es escaso y asimilarían aquello que tan solo pude esbozar en una clase: que los necios ven el dedo en las prácticas, mientras que los sabios ven la luna de lo que se avecina.

PD: El periodista no acabó vendiendo pañuelos de papel, porque ninguna vida está perdida mientra no termina. Este hombre se merece una entrevista.

Imagen tomada de aquí.

Esta entrada fue publicada en Alumnado, Docencia, Periodismo e información y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El periodista que acabó vendiendo pañuelos de papel

  1. daniel dijo:

    Hola a todos. A propósito de este artículo os dejo un artículo que estamos tocando ahora en la facultad. En la asignatura de redacción periodística. Trata un poco de las nuevas generaciones en periodismo. No tiene desperdicio. A mi juicio, por encima de todas las nuevas tecnologías, habrá algo infranqueable y permanente: la calidad de la elaboración de la noticia, su veracidad, honestidad y verificación de fuentes. Espero os guste el artículo, para mi sin desperdicio. El periodismo es una esencia, un arte. Quizás hemos de utilizar las nuevas tecnologías pero también captar el savoir faire de nuestros compañeros que tiraban de “olivetti”.
    http://www.elmundo.es/opinion/2016/10/13/57fe6c0246163fd70d8b4609.html

    Me gusta

    • @evajg dijo:

      Hola, Daniel.
      Muchas gracias por la reflexión y el artículo. No tiene desperdicio y sería interesante leer el libro. Creo que tampoco podemos olvidar el peso/paso de la crisis financiera por las redacciones.
      Un fuerte abrazo y ánimo con todo,
      Eva

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s