El futuro no está en los niños, sino en los cuarentones

Hoy se celebra el Día Universal del Niño. Me parece genial recordar cuáles son los derechos de los menores y no bajar la guardia en su cumplimiento. Dicho esto, empieza a mosquearme un poco esa frase tan socorrida de “hemos de cuidar de los niños, porque ellos son el futuro”. Efectivamente, lo que somos hoy depende en gran parte de las condiciones en que nos desarrollamos durante la infancia y la adolescencia. Por tanto, hay que intentar que el entorno sea lo más favorable posible, de acuerdo.

inmaduros

Ahora bien, si afirmar que el futuro está en los niños es una excusa para no hacer nada por mejorar un poco el mundo en el que vivimos, que no cuenten conmigo. Por eso digo que el futuro está en los cuarentones, porque a esta edad ya nos conocemos lo suficiente como para saber en qué somos buenos o todo lo contrario y todavía tenemos energía para poder transformar el entorno que nos rodea. O sea, que vale ya de pasarles la responsabilidad del mundo a los pobres niños y jóvenes y mostrar más coherencia a la hora de vivir. Que si los jóvenes no creen en la política, en los bancos ni en los medios de comunicación, por algo será, digo yo.

De todas formas, siempre puedes mejorar el mundo que te rodea, tengas la edad que tengas, empezando por las relaciones con tu familia y amigos, siguiendo por tus compañeros de trabajo y en las asociaciones a las que pertenezcas y, obviamente, como ciudadano o simpatizante de un partido político. Y no me digas que no se puede hacer nada porque eso es, lisa y llanamente, una MENTIRA. La VERDAD es que no te apetece hacer nada porque tienes mucho miedo a perder lo que tienes. Te has acomodado, vamos, y te sientes mucho mejor diciendo: “El futuro está en vosotros. Ánimo, muchachos”. Y lo que no dices es: “Que yo estoy muy bien como estoy y no quiero complicarme la vida”. Y, mientras tanto, el mundo se va al carajo y con gran hipocresía no llevamos las manos a la cabeza: “Cómo está el mundo, ¿te das cuenta?”.

Sinceramente, a mí no me preocuparía tanto perder lo que tengo –que es poco- como perder lo que soy –que ojalá sea mucho-.

Con perdón, pero espero haber contribuido un poco más a la crisis de los cuarenta, cincuenta, sesenta, setenta, etc. Que estamos jóvenes para lo que queremos… Que queramos un poco mejor a los jóvenes…

Imagen tomada de aquí

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s