“La maté porque era mía”

Unos párrafos de párrafos sobre el tema que he abordado este mes en la columna mensual de El Llobregat:

El 25 de noviembre se celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Poca broma. En L’Hospitalet de Llobregat hemos sido testigos de dos asesinatos en poco menos de tres meses. Me pregunto cómo es posible que llegue a matarte la persona que prometió amarte durante toda la vida. […]

Generalizar es errar, pero yo creo que en la mayoría de los casos se produce un fenómeno que sintetiza muy bien la popular frase “la maté porque era mía”. El marido se cree con derecho al asesinato, porque la otra persona ha perdido su condición de tal, es decir, se ha convertido en un objeto, en una posesión más que puede manejar a su antojo. […]

El problema es que muchas de estas actitudes se toleran, como si fueran virtudes varoniles, y que los hijos aprenden de ellas. Y así vamos, de generación en generación, de degeneración en degeneración, ignorando el hecho de que la humanidad se aprende en casa, no en el juzgado, no en la escuela.

Esta entrada fue publicada en L'Hospitalet y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “La maté porque era mía”

  1. valentinaustria77 dijo:

    http://ampblog2006.blogspot.com/2009_03_08_archive.html
    [La Vanguardia.es][ VIERNES, 13 de MARZO de 2009 – Internacional, pg.5 ]
    ¿Por qué no se suicidan ellos primero?
    El agresor halla en la violencia una salida que le protege de su dificultad subjetiva
    José R. Ubieto Psicólogo clínico y psicoanalista

    Cada vez que conocemos un nuevo caso de violencia, doméstica, escolar o social, en que el agresor se ha suicidado (o lo ha intentado) tras matar a su pareja y/o a otros familiares o ciudadanos, nos preguntamos por la aparente inutilidad de su gesto posterior. ¿Por qué no se suicidó primero, si estaba tan desesperado, y hubiera evitado así la muerte de otras personas?
    Tratar de responder usando los parámetros del sentido común ayuda poco, ya que si algo enseña la clínica es que lo más íntimo de cada uno, nuestro goce más particular, es todo menos útil, en el sentido pragmático habitual. ¿Qué tiene de útil fumar, comer o beber en demasía, conducir a velocidad excesiva o escuchar música a tope y en un ambiente cargado de humo y cerrado? Sin embargo, son actividades cotidianas de las que gozamos y a veces también nos quejamos por sus efectos colaterales.
    En la mayoría de estas agresiones encontramos una dificultad subjetiva importante del agresor (definido generalmente como introvertido, callado, incluso bien adaptado socialmente en el caso del maltratador), de la que nada quiere saber y que encuentra en la respuesta violenta una salida que lo protege, aunque sea al precio de la desaparición del partenaire.
    Esa dificultad tiene que ver con una idea fantasmática (no consciente de manera clara) sobre su propia desaparición como sujeto. Una idea que se ha ido formando en su mente acerca del lugar de excluido que le reservan y que toma la forma imaginaria, en algunos casos, de ser alguien sin valor y, en otros (maltratadores), de un poder disminuido. Para protegerse, proyecta esa desaparición y esa impotencia en el otro. Su pareja, su familia, sus compañeros de escuela o trabajo, son ellos quienes no saben ni hacen las cosas bien, y son objeto de desprecio, considerados desechos, y deben desaparecer o sufrir un castigo. Es el caso del asesino de Alabama, que tenía una lista de enemigos.
    Para que el agresor pueda sostener su realidad psíquica y social, le es necesaria la disyunción entre su condición de sujeto (persona digna) y la del otro como objeto degradado. Esto se hace evidente en las relaciones sexuales (momento crítico para la verificación de la potencia masculina), donde el maltratador recurre a menudo a la agresión. El aplastamiento del otro le previene de la angustia propia del acto sexual y su carácter sádico le permite no detenerse en sus golpes.
    La simple presencia del otro -aunque en la realidad ese partenaire sea más bien mutista- lo inquieta y le confirma su certeza de que es ese otro quien busca su perjuicio y por tanto justifica el pasaje al acto agresivo que hace de límite a su malestar.
    La paradoja, dramática, es que esa respuesta de aniquilación del otro implica en muchos casos su propia desaparición, ya que al golpearle y matarlo queda sin interlocutor, sin doble con el que jugar ese peligroso combate entre su impotencia y la confirmación, que atribuye al otro, de esa carencia.
    _________________________________________________________________________________________________

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s