Maribel Martínez Éder, auténtico referente moral en tiempos de crisis

In memoriam

 Cuántas veces habremos oído que estamos en crisis; pero no una crisis única ni primordialmente económico-financiera, sino ética, moral, de valores. Y cuántas veces habremos comentado que faltan referentes, líderes, personas que miren más allá de sí mismas, crean en lo que hacen y lo vivan con coherencia hasta las últimas consecuencias. María Isabel Martínez Éder, fundadora de la Asociación Plaza del Castillo de Usuarios de Medios de Comunicación, Telespectadores y Radioyentes, era así.

maribelMirar más allá de sí

Los líderes son capaces de ver donde otros no ven y son capaces de ver más allá de sus propios intereses. Maribel, como todos la conocíamos, se dio cuenta enseguida de que la explosión mediática –recordad que la pluralidad televisiva comenzó a finales de los ochenta del siglo XX- podría comportar un cambio cultural a peor. Es decir, que los medios de comunicación, en vez de ayudarnos a desarrollar nuestra mente y nuestro corazón con más y mejores argumentos y con más y mejores sensibilidades, podían estar provocando justo lo contrario.

Esto, que otros también vieron y que otros hemos ido viendo después, podía haberse quedado ahí. Lo he visto, me quejo, me cabreo, me entristezco, me desespero y sigo con mi vida. Porque, claro, no se puede hacer nada. Porque, evidentemente, ellos son más poderosos y están mejor organizados. Porque, obviamente, tengo mejores cosas que hacer y que me van a reportar menos quebraderos de cabeza y probablemente más dinero… Menos mal que Maribel Martínez Éder no pensó así y fundó en 1992 la asociación que presidió hasta el viernes pasado, en que falleció.

Creer en uno mismo

De hecho, creo que fue su magnanimidad –ese corazón generoso donde siempre había espacio para los demás- lo que le dio la fuerza necesaria para denunciar la ‘televisión basura’, viniera de donde viniera, y defender los derechos de los telespectadores, sobre todo de los más vulnerables, niños y adolescentes.

Maribel creía tanto en lo que hacía que su garganta desconocía cómo se pronunciaba la derrota. Jamás la vi hundida ni desanimada, dando la batalla por pérdida. Y tiene su mérito, porque la ‘guerra’ que comenzó Maribel era –y es- de tipo cultural y, por tanto, no consiste en reservar las fuerzas hasta alcanzar un objetivo concreto –aunque los había, como sus campañas a favor de una televisión de calidad-, sino en algo intangible y difícilmente mensurable que alguien más pragmático hubiera desestimado a la mínima dificultad. Maribel, por el contrario, apostó por una ‘guerra’ a largo plazo, utilizando todos los medios a su alcance sin importar el tiempo, el dinero o la salud. Así era la fe que tenía en su proyecto, en su misión, en lo que sentía en su interior.

Viñeta de Oroz

Viñeta de Oroz

Coherencia hasta el final

Tal concentración de energía no podía no producir algún efecto. En 2003, Tele5, una de las cadenas más criticadas por la asociación, planeó un contraataque –qué digo, una emboscada- que perjudicó la imagen y el honor de Maribel. Como ella misma cuenta, unos ‘periodistas’ contactaron con ella para hablar de niños, violencia y televisión. Mentira. Contratados por Tele5, sólo buscaban ridiculizarla y, con ello, desprestigiar el trabajo de las asociaciones de telespectadores. Lo consiguieron, a pesar de que un juez estimó en 2007 que debían borrarse todas las imágenes referentes a su persona.

Maribel podría haberse retirado entonces. Podía haber pensado, como piensan muchos, que ya había hecho bastante por la sociedad, que el mundo no valoraba su trabajo y que lo mejor era una retirada a tiempo. Y abandonar el frío del espacio público para refugiarse al calor de la vida privada. Todo lo contrario. Maribel decidió seguir luchando por lo que creía, aunque a partir de ese momento fuera más difícil –que lo fue-, pues muchos le hicieron vacío. Pero siguió, siguió y siguió, como siguen quienes saben que han encontrado el sentido de su vida y abandonar significa abandonarse, renunciar a su identidad.

Maribel llegó incluso a vislumbrar la importancia de que su trabajo no se perdiera en las cloacas del tiempo, de modo que los que vinieran detrás de ella no empezaran de cero. Así nació el proyecto del Puré mediático, un volumen publicado recientemente por ediciones Eunate donde se recoge parte de su actividad al frente de Plaza del Castillo.

Todas estas cualidades, a mi juicio, convierten a Maribel en un auténtico referente moral, una verdadera líder de la ética de la comunicación. Muchas personas pensarán que la fama acompaña a todo líder que se precie. No lo creo. De hecho, creo que esta característica es uno de los `vicios´ de nuestra época. Si no sales en los medios y en las redes sociales, no eres nadie. Nada que ver. Yo creo que la sociedad avanza gracias al esfuerzo desinteresado de personas anónimas, héroes en minúscula, como Maribel Martínez Éder. Estas palabras, que sólo muestran su faceta profesional –imagínense cómo era en privado-, quieren servir de homenaje y de recuerdo. Porque una persona así no debería ser olvidada.

***

Maribel, ganes o no el Premio Príncipe de Viana de la Cultura 2014, tu vida ha sido la de una triunfadora. Gracias por tu ejemplo. En este mundo, hacen falta más personas como tú. Te quiero.

 

Imágenes tomadas de aquí y aquí.

 

 

Esta entrada fue publicada en Ética, Comunicación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Maribel Martínez Éder, auténtico referente moral en tiempos de crisis

  1. Pablo dijo:

    Que precioso Eva! Así era Maribel, sin ninguna duda los que la hemos conocido podemos afirmar que ella era una persona especial, un ser humano excepcional. La coherencia, el liderazgo moral, la conciencia clara de llevar a cabo una misión enormemente necesaria en estos tiempos, ajena al desaliento, decidida hasta el final, superando todas las trabas… Así era Maribel. Gracias Eva por este homenaje particular. Un abrazo

    Me gusta

  2. Maribel seguirá viva a través de su obra y en el recuerdo de todos aquellos que le conocieron. Bonito homenaje el que le has hecho Eva. Muchas gracias. Seguro que ella lo ha recibido desde alguna parte y ha sonreído. Descanse en paz.

    Me gusta

  3. Luis Mendióroz dijo:

    Muchas gracias Eva por tu homenaje y tu recuerdo. Verdaderamente su fuerza, su alegría y su rectitud fueron una referencia para mi, Luis Mendióroz, su hijo.

    Un abrazo fuerte.

    Me gusta

    • @evajg dijo:

      Hola, Luis.
      Gracias a ti, por contactar conmigo. Tu madre también fue, es y será una referencia para mí.
      Te mando un fuerte abrazo y mis mejores deseos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s