Sensibilidad moral y gestión de las relaciones personales

¿Tienes problemas para establecer nuevas relaciones? ¿Te cuesta entablar amistades duraderas y profundas? ¿Te quedas insatisfecho después de pasar un buen rato con otras personas? ¿Te has sorprendido alguna vez de la reacción negativa que has causado en otras personas? ¿Y de que te digan que les has hecho daño? La respuesta a estas y otras preguntas puede explicarse, en parte, por falta de sensibilidad moral. Intento explicarme.

Entiendo la sensibilidad moral como la capacidad para apreciar (ser sensible) las necesidades y legítimas aspiraciones de los demás desde un punto de vista integral, esto es, de los demás como personas completas que piensan, sienten y actúan en función de lo que consideran lo mejor. Como puedes observar, la sensibilidad moral se halla muy próxima a un concepto mucho más exitoso como el de la empatía, aunque yo creo que la sensibilidad moral es algo más amplio que incluye la empatía y otros más.

¿Qué significa sersensibilidad sensible a los demás desde un punto de vista moral? Pues, básicamente, dejar de mirarlos solo en función de nuestros deseos y empezar a verlos como nos gustaría que nos miraran a nosotros: como personas merecedoras de intentar buscar la felicidad donde mejor nos parezca.

Estoy convencida de que muchos conflictos podrían prevenirse si realizáramos ese ejercicio mental de comprensión. Porque en demasiadas ocasiones entablamos o mantenemos relaciones por lo que esas personas nos aportan a nosotros, no por lo que nosotros les aportamos o, mejor todavía, por lo que podemos aportarnos una a la otra para desarrollar algunas o todas las facetas de nuestra personalidad.

Obviamente, nadie se va a hacer amigo de alguien que le insulta o menosprecia constantemente. De lo que yo estoy hablando es de algo más sutil. De personas, aparentemente sociables, que se van desencantando del género humano porque este no les da lo que creen que merecen y terminan amargadas y aisladas, incapaces de abrir su corazón a los demás.

Para que eso no ocurra, os animo a desarrollar vuestra sensibilidad moral. El ejercicio más sencillo, ya lo he comentado, consiste en pensar en el otro como un ser libre que tiene derecho a escoger a las personas con quienes quiere rodearse y el modo de hacerlo. Puede que nos duela que no nos elija, pero peor será forzar la situación y terminar alejándola de nosotros para siempre.

Otra técnica muy sencilla reside en desarrollar nuestra capacidad de observación, a fin de detectar cómo se encuentra realmente la otra persona. ¿Cuida en exceso su imagen o va sumamente descuidada? ¿Baja el tono de voz cuando menciona determinados temas? ¿Evita encontrarse con algunas personas? ¿Suele sonreír o frunce el ceño? Con una mirada atenta, una mirada moral, podremos intuir si se encuentra bien, regular o mal.

Finalmente, y para no alargarme, os propongo practicar una escucha activa. O sea, hablar menos (aunque sea interiormente) y escuchar mejor. ¿Qué palabras y temas se repiten en su conversación? Y al contrario, ¿de qué no habla nunca? ¿Alaba a los demás o los critica? ¿Se motiva a sí misma o se queja continuamente?

Como podéis observar, el desarrollo de la sensibilidad moral nos permite establecer relaciones más sanas y auténticas, así como evitar o prevenir conflictos personales antes de que sea demasiado tarde. Lo más importante, ya lo sabéis, es intentar mirar a los demás y a nosotros mismos con la perspectiva más amplia posible. Que estamos aquí para ser felices, no te compliques.

Imagen tomada de aquí.

 

 

Esta entrada fue publicada en Moral y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Sensibilidad moral y gestión de las relaciones personales

  1. valentinaustria77 dijo:

    tu artículo me ha llevado a: http://www.monografias.com/trabajos37/conciencia-moral-etica/conciencia-moral-etica2.shtml … que dice p.e.: La sensibilidad moral es aquella dimensión de nuestra conciencia moral que nos permite experimentar, es decir captar sentirnos afectados ante situaciones en las que está en juego el bienestar humano (hoy día añadiríamos “y planetario”). Ser sensible, moralmente hablando implica que no sólo captamos cognitiva o contemplativamente una situación sino que la “vivimos”; nos sentimos involucrados en ella y movidos a actuar porque está en juego el bienestar humano. Desde esta perspectiva, la sensibilidad moral implica sobre todo simpatía y cuido tanto del otro como de mí mismo (autoestima), es decir, solidaridad. ___ fin extracto _ valentín –

    El 1/4/14, “Investigación, docencia, comunicación y ética +”

    Me gusta

  2. @evajg dijo:

    Muy interesante, Valentín. ¿Te parecen posturas contrarias? Yo creo que estamos hablando más o menos de lo mismo, aunque tu aportación tiene una dimensión social que completa muy bien lo que yo digo. Gracias.

    Me gusta

  3. valentinaustria77 dijo:

    y desde mi tema: Д “El Suicidio” – E.Durkheim pág.321: “..no es con disposiciones legislativas como se podría despertar nuestra sensibilidad moral. No depende del legislador que un hecho nos parezca o no moralmente odioso. … Nuestra excesiva tolerancia ante el suicidio procede de que…no podemos condenarlo sin condenar a nosotros mismos….” ___ fin cita___

    El 2/4/14, Valentin Spindler escribió: > tu artículo me ha llevado a: > http://www.monografias.com/trabajos37/conciencia-moral-etica/conciencia-moral-etica2.shtml > … que dice p.e.: La sensibilidad moral es aquella dimensión de > nuestra conciencia moral que nos permite experimentar, es decir captar > sentirnos afectados ante situaciones en las que está en juego el > bienestar humano (hoy día añadiríamos “y planetario”). Ser sensible, > moralmente hablando implica que no sólo captamos cognitiva o > contemplativamente una situación sino que la “vivimos”; nos sentimos > involucrados en ella y movidos a actuar porque está en juego el > bienestar humano. Desde esta perspectiva, la sensibilidad moral > implica sobre todo simpatía y cuido tanto del otro como de mí mismo > (autoestima), es decir, solidaridad. > ___ fin extracto _ > valentín – > > > El 1/4/14, “Investigación, docencia, comunicación y ética +”

    Me gusta

    • @evajg dijo:

      Hola de nuevo. Estoy completamente de acuerdo con Durkheim en que la sensibilidad moral no se puede exigir por ley. Por eso es fundamental la educación y, como decía Aristóteles, cuanto antes mejor. Saludos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s