Demasiadas y pocas luces en Navidad

A algunos se les revuelve el estómago con la llegada de la Navidad, malestar que revela que todavía no se han vuelto insensibles ante uno de los periodos más contradictorios del año: solidaridad, picaresca y consumo se mezclan en dosis no siempre proporcionadas.

El final y el comienzo de cada año parecen sacar lo mejor y lo peor de nosotros como sociedad. Entre lo mejor, sin duda, las iniciativas solidarias que se ponen en marcha durante estas fechas. En L’Hospitalet de Llobregat, por ejemplo, el Ayuntamiento promueve, alienta o apoya algunas importantes, como la recogida de alimentos de la Cruz Roja o el Banco de Alimentos, entre otras. Gracias a la primera, a mediados de diciembre se habían recogido más de 2.300 kilos de comida, sin contar los que se recaudarán hasta el 6 de enero, cuando finalice la campaña.

Entre lo peor, probablemente, se encuentran quienes aprovechan estas fiestas para abusar de la buena fe del resto. L’Hospitalet no es la primera ni la última ciudad que intensifica la vigilancia policial durante estas fechas. En concreto, unidades de la Guardia Urbana y Los Mossos d’Esquadra (cuatro patrullas mixtas y doce de la policía local) vigilan las principales zonas comerciales entre el 29 de noviembre y el 13 de enero en turnos de mañana y tarde. Y cuanto más se vigila, más delitos se detectan, como lo prueba el hecho de que el año pasado, cuando se implantó el refuerzo, se llevaron a cabo 71 actuaciones contra la venta ambulante (frente a las 14 del año anterior) y 36 reclamaciones y hurtos (frente a 9).

Luego, se hallan las actividades difíciles de valorar. Por ejemplo, el alumbrado y los adornos navideños. ¿Realmente es necesario gastar (tanto) dinero ahí, con la crisis que está cayendo? Yo, sinceramente, tengo mis dudas. Entre los argumentosa favor, destacan dos: el pragmático –se incentiva el consumo y eso es bueno para la Economía- y el bienintencionado –nos alegra el espíritu y nos enternece el corazón-. En contra, el criterio que considero más lógico: se podía invertir ese dinero en ayudar a personas concretas –en minúscula- y  puede que nos fuera mejor.

Av. Miraflores (L'Hospitalet)// Eva Jiménez

Av. Miraflores (L’Hospitalet)// Eva Jiménez

Ante este dilema, me suele venir a la cabeza el caso de un amigo que una vez me contó que sería feliz si se compraba un coche de la marca X, minutos después de lamentarse de la distancia que le separaba de su pareja. Y yo le pregunté: ¿y por qué no dedicas ese dinero a alquilar o pagar la entrada de un piso para poder vivir con tu pareja?”. Me miró con cara de aguafiestas y ahí se quedó la cosa.

El caso es que la anécdota me hizo pensar en las contradicciones que vivimos, probablemente sin ser plenamente conscientes de ellas. Quiero decir, ¿qué ocurre cuando una sociedad se llena la boca hablando de solidaridad y, al mismo tiempo, basa su modo de vida en el consumo de bienes materiales? Sinceramente, no me extraña que a algunos se les revuelva el estómago. Afortunados ellos que se dan cuenta de que en Navidad suele haber demasiadas luces y poca lucidez. Por cierto, que paséis unas muy auténticas y felices fiestas.

 Adenda

Cuando ya había redactado este artículo, el Partido Popular de L’Hospitalet ha revelado algunos de los gastos que ha realizado el Ajuntament en adornos navideños: iluminación de la fachada del Consistorio (11.260 euros), árbol de Navidad (5.678,28), muñeca de hielo (2.000 euros), decoración del árbol (440). Total, incluido IVA: 23.447,71 euros. Fuentes del Ayuntamiento han confirmado la veracidad de estos datos que, según el PP-L’H, suponen algo más de lo que gastó el equipo de Gobierno en ayudar a pagar el IBI a personas con dificultades económicas (42.000 euros). Desde el Consistorio afirman que dichos gastos se han cubierto gracias a un patrocinio externo, pero no han especificado de quién o quiénes se trata ni qué otros gastos se producen para ‘decorar’ la ciudad.

El Roto (20.12.2013)

El Roto (20.12.2013)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en L'Hospitalet y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Demasiadas y pocas luces en Navidad

  1. parece que mi copia del comentario no ha salido bién – así repito aquí:
    y _más allá de las reflexiones ético-económicas — NO olvidemos los
    que especialmente sufren estos días:

    http://blogs.duelia.org/el-mensaje-de-las-lagrimas/2012/12/12/es-navidad-y-en-casa-hay-una-silla-vacia/
    El mensaje de las lágrimas por Alba Payás: Es Navidad…. y
    en casa hay una silla vacia 2 pág.
    Alba Payás Puigarnau © 2009 – Psicoterapeuta especialista en duelo.
    Se acercan las fiestas de Navidad y para la mayoría de las personas
    es motivo de reencuentros familiares, alegría y mucha diversión; pero
    para aquellas familias que han sufrido la muerte de un ser querido, se
    trata de tiempo muy difícil, de nostalgia, sufrimiento e
    incomprensión. [……….]
    ____________________________________________________________
    Un gran artículo que da además consuelo (intelectual).
    ________
    p.e. en LinkedIn Grupo DUELO Y CRECIMIENTO POSTRAUMATICO

    Me gusta

    • ejimenezgomez dijo:

      Muchas gracias por la aportación, Valentín. Creo que toca el punto de vista personal-familiar, lo cual también es muy interesante.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s