‘Yo decido y yo asumo’: la ética en 5 palabras

Cuando uno habla de ética en círculos no especializados, le suelen mirar con cara rara. ¿De qué árbol se habrá caído éste, con la que está cayendo? Yo, por si acaso, no me fío… Esta reacción siempre me sorprende porque, aunque puedo comprenderla, la encuentro desproporcionada. En cierto modo, es como si alguien decidiera no comer pescado porque una vez se lo vendieron en mal estado. O como quien ha decidido desconfiar de todo el mundo porque le han hecho daño. La cuestión es que, cada vez que me encuentro con ese rechazo, me pregunto: ¿y cómo podría explicarlo para que me comprendieran de una vez?

etica

Pues bien, hoy explicaría la ética en cinco palabras: “Yo decido y yo asumo”. La ética, al fin y al cabo, no es más que sabiduría acumulada a lo largo de los tiempos –dicen que Aristóteles inauguró la disciplina con su Ética a Nicómaco­, allá por el siglo IV a.C.-, conocimiento y experiencia que nos guían para que seamos más felices. Y, para ello, hacen falta dos cosas fundamentales: libertad de elección y capacidad para responder de nuestras decisiones.

La libertad de elección consiste básicamente en llegar a ser el que uno realmente quiere y puede ser. Esta libertad comienza a desarrollarse en la adolescencia, cuando nos empezamos a dar cuenta de que podemos elegir, pero también de que no somos tan libres como pensábamos. Lo que los demás piensen de nosotros o la incapacidad para dominar nuestros impulsos son algunas de las dificultades con las que nos topamos para ser verdaderamente libres. En este punto, la ética nos puede ayudar a conocernos mejor y, por tanto, a saber por qué decidimos lo que decidimos, así como a controlar nuestras emociones, sobre todo las negativas (tristeza, ira, miedo, etc.).

La capacidad de responder de nuestras acciones, o sea, la responsabilidad, es otro aspecto fundamental si recordamos que necesitamos a los demás para ser felices y, por tanto, estamos en deuda con ellos de una forma u otra. Con esto quiero decir que uno puede tomar la decisión que quiera, como romper con un amigo por una tontería, pero también que tendrá que asumir las consecuencias de su decisión: insatisfacción, tristeza, culpa, arrepentimiento, reducción de su autoestima y, en casos extremos, hasta depresión y soledad.

Por tanto, la ética te ayuda a ser más libre –a través del autoconocimiento y el autocontrol-, pero también más responsable –porque te hace consciente de que necesitas a los demás para estar bien-, y por tanto, puede resumirse con estas cinco palabras: “Yo decido y yo asumo”.

Imagen tomada de aquí.

Esta entrada fue publicada en Ética y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a ‘Yo decido y yo asumo’: la ética en 5 palabras

  1. cveliz dijo:

    Me gusta mucho el lema “Yo decido y yo asumo.” Yo creo que la ética, entendida como la reflexión teórica sobre la moralidad, ayuda a poner en la balanza los diferentes valores que están en juego en una determinada situación para facilitar la decisión del agente moral. Es decir, clarifica las cosas y las organiza para que la persona pueda decidir por ella misma sabiendo a dónde puede llevar cada alternativa. Me permito compartirte mi blog sobre ética cotidiana, quizás pueda interesarte: http://www.eticacotidiana.com

    Me gusta

  2. valentinaustria77 dijo:

    un comentario ‘espontáneo’ por falta de tiempo:
    exactamente la relación entre acto -y- responsabilizarse (del mismo) es lo ético. El acto puede ser tan condicionado (Freud,Darwin,Psic.y Psiq.,Neurociencia,..) y sin posibilidad de pensar en lo ético en este momento – pero – NO responsabilizarse después -ya con tiempo para una reflexión ética – será lo malo – lo del cobarde. (p.e. Ortega Cano, etc.)

    Me gusta

  3. ejimenezgomez dijo:

    Gracias a los dos por vuestros comentarios.

    Me gusta

  4. valentinaustria77 dijo:

    este ‘gracias’ (lacónico) incluye un sí o un no a la peq.reflexión???

    Me gusta

    • ejimenezgomez dijo:

      Es un signo de respeto a tu opinión. Si quieres más detalles, yo no sé hasta qué punto estamos tan condicionados en situaciones normales (quiero decir, si no tienes una patología mental, o estás absolutamente drogado o borracho…) como para no tener algo de responsabilidad, aunque sea poca. Después, es verdad, todos podemos lamentarnos, arrepentirnos… Pero eso no necesariamente cambia las cosas. Saludos.

      Me gusta

  5. pablo dijo:

    Hola Eva!! por fin me meto en tu nuevo blog-autopista hacia la sabiduría! Opino como tú. La importancia de la ética va más allá de una simple opción entre otras. Es un valor universal y perenne en el tiempo, acompaña a nuestra naturaleza. Y, por mucho que queramos obviarla o desprendernos de ella, en aras de una mayor libertad de acción (por ejemplo) es imposible que deje de existir. Y, como bien dices, la ética va asociada ineludiblemente a otros valores universales: libertad, conocimiento, felicidad… esas cinco palabras lo resumen muy bien. bsicos, Pablo

    Me gusta

    • ejimenezgomez dijo:

      Hola, Pablo:
      Es un gusto tenerte por aquí. Qué generoso eres con tus comentarios. Y qué sabio. Es verdad, es imposible desprenderse de la dimensión moral. Todos tenemos un cierto grado de libertad y, por ello, un cierto grado de responsabilidad. Un abrazo.

      Me gusta

  6. valentinaustria77 dijo:

    el otro extremo será Viktor Frankl con su opinión que hasta en las situaciones más extremas (campos de concentración) podemos mantener nuestro ‘mínima’ dignidad para hacer una decisión ética. Pero – yo NO lo creo … pero -claro- soy solamente un debil hombrecito…

    Me gusta

  7. valentinaustria77 dijo:

    En mis caminos por la cronobiología (y sus refs.a mi tema suicidio) he tropezado con siguiente argumento que ‘pega bien’ en un debate sobre las ‘responsabilidades éticas’ en cada momento (¿?) y- la neuro-ética…
    http://biblioteca.ucm.es/tesis/fsl/ucm-t26658.pdf María Asunción Ayensa Remírez-2003
    …es muy posible que las interconexiones cerebrales estén predeterminadas genéticamente. La idea de inmovilismo
    biológico que ello conlleva no debe preocuparnos por cuanto un sistema nervioso de conexiones rígidas en un entorno en
    continuo cambio iría en contra de los grandes principios biológicos englobados en la doctrina darwiniana de la
    supervivencia.27 Sería como ignorar la influencia que el entorno ejerce en nuestro comportamiento, la diferente
    manera de procesar los estímulos aferentes, nuestra diferente forma de procesar los recuerdos, de sorprendernos de
    diferente forma ante situaciones similares en nuestros estadios cronobiológicos.
    [27 Sobre la plasticidad del cerebro cfr. ZEKI, S: Una visión del cerebro, pp. 245-265.]

    Me gusta

  8. ejimenezgomez dijo:

    Muy interesante los comentarios, Valentín. La autora que citas parece reconocer el peso del entorno, a pesar de todo. Y la libertad interior de la que habla Frankl, realmente para hombres especiales… que todos podemos llegar a ser. 🙂

    Me gusta

  9. valentinaustria77 dijo:

    ad Eva (2013-06-04) “arrepentirnos…no cambia las cosas” – no cambia las consecuencias directas de una decisión (errónea) – pero sí la valoración ética de la persona – de sus propios actos, de su desarrollo personal –y- sirve como ejemplo para el futuro para los otros. Así a lo largo ’cambian las cosas’…

    Me gusta

  10. ejimenezgomez dijo:

    Estamos de acuerdo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s