Mi experiencia docente de Ética de la Comunicación, ¿punto y final?

Ha acabado el primer semestre. La experiencia docente ha sido tan intensa que apenas he tenido tiempo para pararme a pensar y escribir sobre ella. Estas últimas semanas, sin embargo, las he dedicado precisamente a eso y, como siempre, he decidido verter unas pocas palabras sobre la cuestión en este blog que comparto con todos vosotros.

La primera sensación que me viene a la cabeza es la de, “caray, no es fácil enseñar ética”. Ahora entiendo mucho mejor a aquellos profesores e investigadores que, en sus artículos, dudan de la posibilidad de que la ética pueda enseñarse. Pueden enseñarse conceptos, ideas, criterios, argumentos… ¿Pero una transformación de la persona, de sus actitudes más profundas, desde su propia libertad para el pleno desarrollo de sí misma? Ah, amigos, ahí está el reto.

Es difícil enseñar ética y más aun cuando enseñas a estudiantes de Comunicación en cuarto de carrera. La comunicación es una actividad creativa que requiere una gran formación cultural y, al mismo tiempo, una gran competencia técnica. Por tanto, los estudiantes que acuden a nuestras aulas son fundamentalmente gente de acción. Este hecho se agudiza todavía más cuando se hallan en el último curso y sienten la proximidad del mundo real para el que se están preparando.

Esto significa, entre otras cosas, que los profesores de ética debemos hacer un gran esfuerzo para equilibrar la dimensión intelectual y la práctica, quizá más que otros profesores, ya que la Filosofía moral tiene una gran trayectoria teórico-racional que puede desequilibrar la balanza a favor de la primera. Este es, para mí, uno de los mayores retos a los que nos enfrentamos y que hemos de afrontar con la mayor profesionalidad posible.

Yo no sé si volveré a dar clase de ética o no. Sólo sé que, a pesar de las dificultades y los errores, me gustaría volver a intentarlo. Porque creo que es una de las asignaturas más apasionantes que existen, pues está en juego el sentido de nuestra vida (profesional) y, por tanto, nuestra felicidad; y porque creo que todo el mundo se merece una segunda oportunidad. Me sumo, por tanto, a las palabras de Ken Bain cuando dice lo siguiente en el libro “Lo que hacen los mejores profesores universitarios”:

Los instructores más eficientes sí ven problemas si no consiguen llegar al estudiante, pero intentan evitar que cualquier falta de éxito afecte a su confianza en que son capaces de resolver el problema con más esfuerzo (BAIN, 2009, 161).

Esta entrada fue publicada en Ética, Comunicación, Docencia y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Mi experiencia docente de Ética de la Comunicación, ¿punto y final?

  1. valentinaustria77 dijo:

    Estimada EVA,
    para empezar mi –como siempre en plan de brain-storming- comentario, aprovecho una cita:
    [EL ISLAM EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN].Jornadas multidisciplinares de investigación. 8 y 9 de mayo de 2008
    “…Los medios de comunicación social son instrumentos fundamentales para la vigencia y el funcionamiento del sistema democrático. De la naturaleza de los mensajes de los medios depende, en alto grado, la conformación de la opinión pública….” —fin cita—
    Así me hago la pregunta (como ya una vez te he comentado) sobre un eventual (?) DEBER de los profesores de ética (espec. en MdC). Un deber que va más allá de la responsabilidad ética personal de cada profesor. Pero: ¿Dónde está la frontera entre una enseñanza ‘dogmática’ o enseñanza muy influída por conceptos coyunturales de una sociedad tal –y-
    la libertad de cada alumno (de periodismo) elaborar y defender por sí mismo sus conceptos éticos? En el último caso el profesor debería limitarse a transmitir conceptos, ideas, criterios, argumentos (¡¿‘neutrales’?!).
    Bueno, EVA esto solamente como una primera reflexión…
    Valentín

    Me gusta

    • ejimenezgomez dijo:

      Hola, Valentín. Gracias por tus comentarios.
      El desafío que planteas es enorme. Algunos autores hablan desde hace tiempo del riesgo del “adoctrinamiento”.
      Supongo que los profesores de ética hemos de encontrar un punto intermedio entre ese adoctrinamiento y el “todo da igual”.
      No es fácil, pero una actitud abierta al diálogo, a la escucha, a la argumentación puede ayudar mucho.
      Un abrazo,
      Eva

      Me gusta

  2. valentinaustria77 dijo:

    y- para ‘aburrirte’ con otra cita (esta vez del Dicc. ética teológica): [Ética civil: párr.2: La ética en el panorama de la reflexión filosófica actual:] “…por lo que respecta a las tendencias dominantes en la actualidad, conviene anotar que no siempre dominan aquellas de mayor valía, sino, a veces, las que se imponen en el mercado del pensamiento y de la conducta.” —fin cita—
    Así será muy arriesgado de ‘defender’ –con los mejores intenciones- dogmas éticos ‘coyunturales’.
    Además opino que en el fondo de tu pregunta o duda ‘personal’ sobre la ‘enseñanza’ de la (¿una?) ética se puede debatir la ‘justa’ medida de una ‘tolerancia personal’ ref. los conceptos de una materia. Y esto –en general- : ¿Qué seguridad se puede tener (y especialmente un profesor) de la ‘verdad’ de las propios convicciones ‘personales’? y , consecuentemente, ¿Está capaz y suficiente ‘tolerante’ o ‘libre-pensador…’, de dejar estas en un segundo plano para ofrecer una enseñanza ‘NEUTRAL’ y sin demasiado ponderación personal?
    Me recuerda un poco a la problemática de (mis) intentos de estudios de la teología. Tenía la intención de estudiar “religiones comparadas”, pero en España (1990..) el estudio de teología tenía que empezar en el Instituto Superior Ciencias Religiosas (obispado- Univ.Comillas; ¡además ‘avalado’ por la opinión ‘positiva’ de un cura que conocí en una charla!). Resultado: una enseñanza ‘condicionada’.. y así rápidamente mi salida a lo autodidáctico…

    Me gusta

    • ejimenezgomez dijo:

      Hola de nuevo:
      Creo que los profesores de ética debemos intentar ser honestos: es decir, podemos decir qué explicación o solución ética nos parece más adecuada y por qué, sin negar ni ocultar que existen otras explicaciones o soluciones. Volviendo al tema del adoctrinamiento, algunos autores consideran que ofrecer únicamente una teoría no está bien, pues se le priva al alumno de formarse su propia opinión. De hecho, creo que este debería ser uno de los objetivos prioritarios de la docencia: mayor consciencia acerca de quién es uno y, sobre todo, quién quiere ser. Y para eso hace falta pluralidad, contraste, diálogo… Y lo que eso conlleva: respeto.

      Me gusta

  3. valentinaustria77 dijo:

    GRACIAS, EVA, que te has tomado tiempo para responder a los intentos-de-pensar de valentín.
    Lo siento que “sabiendo que tienes mucho trabajo” no podemos entrar más en el tema. Si tropezó en futuro con referencias te voy a mandar.
    Solamente dos ‘apuntes’: a) toda la enseñanza de ‘ética’ –y- hasta el concepto mismo, depende (para mí) de la ‘filosofía’ personal referente a la idea si se puede/debe ‘normalizar’ la vida. Claro, como dices, con distinción teoría-práctica. Así –en teoría- hasta el “todo da igual” no se puede excluir.
    b) ¿qué opinas de Peter Singer y su “Ética práctica”?
    EVA, espero que mis ideas “contracorrientes” no inhiben la continuación de nuestros debates constructivos (por lo menos para mí – GRACIAS). Debates que me GUSTARÍAN MUCHO MÁS en una de tus visitas a mi isla en la sierra de Cádiz — tan cerca ya de Sevilla…
    Valentín – con problemas de teléfono (móvil aquí sin cobertura ; fijo bloqueado cuando trabajo con internet) –así contacto sobre e-mail.
    PD: Lamentable que NO hay otros comentaristas todavía (¿?) …

    Me gusta

    • ejimenezgomez dijo:

      Valentín, estuve fuera y no pude contestar a éste y otros comentarios.
      No entiendo la idea a) y todavía no he leído a Singer, lo siento.
      Me encanta debatir así que aquí seguiremos, no te preocupes.
      Un cordial saludo,
      Eva

      Me gusta

  4. Un ‘rápido’ intento de explicarme un poco mejor (si es posible en un tema que está tan influido por sentimientos…):
    (para mi…) la problemática de ‘enseñar ética’ – se divide en :
    a) reflexiones sobre el ‘derecho’ (en general) de enseñar ‘valores’ más allá de una explicación de definiciones conceptuales. Cada paso más ( ¡ y hasta la selección de las fuentes de definiciones!) es influido por ideologías o creencias personales y así el ‘maestro’ siempre debería cuestionar-se…
    b) la parte de la práctica ‘mundana’: (claro – entiendo que) cada sociedad /comunidad necesita ciertas ‘reglas’ de convivencia que se expresan indirectamente en un sistema ‘ética’. Estas normas ‘coyunturales’ se pueden/deben enseñar – pero también siempre con la cautela no caer en un dogmatismo demasiado ideologizado.
    ———
    Ad Peter SINGER: exactamente por lo dicho anterior una ‘maestra-de-ética’ (por favor NO toma a palabra maestra en sentido administrativo, sino de maestría) debería conocer p.e. este autor CONTRACORRIENTE – contracorriente como valentín – pero con los mejores intenciones!!!

    Me gusta

    • ejimenezgomez dijo:

      ¡Ahora te entiendo mejor!

      a) Completamente de acuerdo. El profesor debe cuestionarse a sí mismo periódicamente, pues nadie es 100% objetivo ni neutral ni imparcial. Como el periodista, por cierto.

      b) Me gusta que veas la ética como algo que surge de la misma práctica cotidiana, porque yo también creo que es así. Ahora bien, como bien dices, también creo que hay que ir con cautela para no limitarse a enseñar “lo que hay”, pues “lo que hay” (reglas plasmadas en un documento) son, como mínimo, cambiantes y mejorables.

      Sobre Singer, gracias por la recomendación. Tengo el libro en la estantería, así que… en cualquier momento me lanzo a por él. 🙂

      Me gusta

  5. Y 1998,1999 en re-editiones (con nuevos argumentos añadidos) (yo todavía metido con la bioética): P.Singer se preocupa de la ética espec. ref. trato animales … en “El proyecto ‘Gran Simio” subtit.: ‘La igualdad más allá de la humanidad’. – y- en su famoso libro “ Liberación animal” (1ª1975) – los dos libros en ed.Trotta.

    Me gusta

  6. amaya dijo:

    Los profesores de ética tenéis que hacer siempre un enorme esfuerzo, tal y como dices en tu artículo, pero conociéndote seguro que has estado a la altura y que tus alumnos han tenido mucha suerte.

    Me gusta

    • ejimenezgomez dijo:

      Queridísima Amaya,
      Te agradezco mucho la confianza, pero me temo que todavía me falta mucho para estar a la altura. ¡Pero no me rindo y ya estoy preparándome para ello de nuevo!
      Un beso y hablamos,
      Eva

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s