Lo que es y debería ser el periodismo. Un par de lecturas (II)

En el post anterior reseñaba lo que dos periodistas norteamericanos, Bill Kovach y Tom Rosenstiel, y un periodista español, Iñaki Gabilondo, consideraban que debía ser el periodismo. En este comentario intento explicar lo que consideran que es el periodismo o, mejor dicho, aquello en lo que se está convirtiendo, si no se le pone remedio.

Si recordáis, los autores coincidían en que el (buen) periodismo presta un servicio muy importante a los ciudadanos que consiste básicamente en ofrecerles la información necesaria para formarse su propia opinión sobre el mundo que les rodea y poder decidir con más posibilidades de éxito.

Un servicio  público en entredicho

Esta afirmación, que muchos compartiríamos en la teoría, se viene abajo cuando miramos la realidad y comprobamos que la información periodística, más que ayudarnos, muchas veces nos desorienta y confunde. Los periodistas también son conscientes de este hecho, y así lo constatan Kovach y Rosenstiel cuando explican el origen de su libro, una reunión de periodistas  preocupados:

“Les resultadaba difícil reconocer en la labor de sus compañeros lo que ellos consideraban periodismo. En vez de servir a un interés público más importante, temían, la profesión lo estaba socavando” (K&R, 2003, 15).

Gabilondo, por su parte, también intuye que el periodismo corre un cierto peligro, pues se está perdiendo de vista al ciudadano: “Si no nos importa el destinatario, el papel del periodismo comienza en cierto modo a desfigurarse. Este oficio sólo tiene sentido si te importa el destinatario” (G, 2011, 54).

Veamos a continuación por dónde vienen las dificultades para que el periodismo sea lo que debería ser y se esté convirtiendo en…

Un instrumento al servicio de los intereses económicos de la empresa o grupo mediático

La lógica económico-financiera ha extendido sus tentáculos a todas las esferas de la sociedad y las ha impregnado de una tinta monetaria que distorsiona su percepción y actuación, lamentablemente también en el caso del periodismo.

Kovach y Rosenstiel sostienen que asistimos a “la mayor amenaza sufrida hasta la fecha. Estamos por primera vez ante el auge de un periodismo basado en el mercado y cada vez más disociado de cualquier noción de responsabilidad cívica” (K&R, 41).

Gabilondo también lo tiene muy claro y advierte que “el periodismo está siendo desbordado por la lógica económica. La rentabilidad se está imponiendo del todo, de manera que la lógica de las redacciones está siendo completamente sometida a la del gerente; la lógica de la industria de la comunicación se ha apoderado de la comunicación” (G, 39).

Esto se traduce en cuestiones muy concretas como, por ejemplo, primar la inversión tecnológica por encima de la inversión en personal, valorar los resultados de audiencia a costa de la calidad, poner el entretenimiento por delante de la información…

Un  instrumento al servicio de los partidos políticos

El periodismo y los periodistas también tienen el peligro de convertirse en instrumentos al servicio de los partidos políticos u otros grupos ideológicos. Este problema no es nuevo pues, como indican los periodistas norteamericanos, “en los últimos trescientos años la historia del periodismo ha sido la historia de su recorrido desde la fidelidad a los partidos políticos a la fidelidad al interés cívico” (K&R, 137).

Ojo. No se niega que los periodistas tengan ideas políticas y, por tanto, se sientan más afines a unos partidos que a otros. De lo que se trata es de no confundir lo que uno piensa con lo que otros quieren que piense. El periodista español pone su propio caso como ejemplo:

“Yo me puedo sentir comprometido con aquellos que me sigan porque creen que tengo una mirada progresista sobre la realidad, pero nunca me comprometería con los que pensaran que debo ofrecer una interpretación socialista de la realidad”(G, 112).

Un instrumento al servicio del mejor postor

Entramos en una de las cuestiones más peliagudas y que ponen en entredicho la existencia misma del periodismo, tal y como lo concebimos idealmente: la contratación de periodistas para trabajar en gabinetes de prensa, departamentos de comunicación y similares.

Iñaki Gabilondo menciona un aspecto concreto y es que la existencia de gabinetes de prensa está desactivando la iniciativa periodística y está conviriendo a los medios en “portavoces oficiosos de titulares -todos ellos interesados- procedentes de fuentes que hacen innecesaria la tarea de la acción periodística” (G, 96).

Yo, por mi parte, creo que el problema es mucho más grave pues, como estamos viendo, el problema radica en que hoy ya no resulta fácil distinguir entre los periodistas desinteresados -o, más bien, interesados en servir a la ciudadanía- y los periodistas interesados -esto es, dispuestos a servir a cualquiera que les contrate-.  

Esto es muy grave, pues significa que estamos dejando de creer en lo que el periodismo debería ser y estamos comenzando a dar por sentado -y por válido- lo que el periodismo es o en lo que se está convirtiendo. Y si dejamos de creer en que podemos ejercer un buen periodismo, entonces dejamos de luchar y pelear por ello, y nos acomodamos -nos volvemos periodistas acomodaticios- a lo que hay. Y si nos conformamos con lo que hay, ¿cómo podemos esperar que la ciudadanía crea que les servimos a ellos? Y si no cree que les servimos, ¿por qué habrían de pagar por nuestros servicios?

Y eso no es lo peor de todo. Lo peor de todo es que si desaparece el periodismo, desaparece la mejor herramienta que hemos sabido construir para mantener una democracia viva. Os dejo con unas palabras de Kovach y Ronsenstiel que me dejan sobrecogida:

“La civilización ha producido una idea más poderosa que cualquier otra, la idea de que las personas pueden gobernarse a sí mismas, y ha creado una teoría de la información, que en gran parte aún no ha sido articulada, para sostener esa idea. Esa teoría se llama periodismo. Pues bien, esa idea y esa teoría nacieron y caerán juntas” (K&R, 266).

¿Estamos cayendo?

 

Esta entrada fue publicada en Ética, Libros, Persuasión. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Lo que es y debería ser el periodismo. Un par de lecturas (II)

  1. Estimada Eva, repasando -con mi poca formación periodística- la II.parte (“Lo que es HOY el periodismo”) puedo solamente repetir lo que he comentado ‘precipitadamente’ a “Lo que debería ser…”. Adjunto otra vez mis comentarios por si acaso uno no ha leído …
    Además añado [ ref. (II) “…cuando miramos la realidad y comprobamos que la información periodística más que ayudarnos, muchas veces nos desorienta y confunde” Kovach y Rosenstiel] – que una desorientación NO es solamente el resultado de una información ‘retorcida’ , SINO también la consecuencia de FALTA de información – como pasa en el caso mi TEMA –‘SUICIDIO’ ( del tema, no de noticia de sucesos). – ¿Dónde se queda ahí la mencionada “responsabilidad cívica”? K.+R.-dicen (según una reseña http://www.fundacioncoso.org/6/notas/elementosperiodismo.htm ) que la función del periodista no es solamente proporcionar información sobre meros hechos… y – cómo dices en parte I : “el propósito primero del periodismo es suministrarles a los ciudadanos la información que necesitan para ser libres y gobernarse por sí mismo” . – y – perdóname la repetición – esto se ve HOY muy poco – por lo meos en el tema suicidio.
    ————– anexo: comentario ‘precipitado’ a la parte I —————————————————————————-
    1)NO veo ‘cumplido’ en este contexto las mencionadas citas: “propocionar al ciudadano la información que necesita para ser libre y capaz de gobernar a sí mismo” ; “ofrecer al lector elementos de juicio para entender el mundo en que vive, para que pueda tomar sus propias decisiones”…
    2) ref. “mantener cierta distancia personal…” opino que exactamente ahí hay unas de las razones para la tabuización. El periodista se ve implicado personalmente (él mismo con sus miedos y convicciones religiosas e ideológicas; con sus experiencias en su entorno privado-familiar;etc.) y por esto evita el tema. Además por (normalmente) su falta de formación en este tema quiere conscientemente o inconscientemente eludir cierta responsabilidad ( que en esta temática es mucho más grande que en otras informaciones).
    3) ref. “..compromiso con la comunidad,…vocación para servir a las personas” – la misma problemática pto.2
    4) tampoco veo así cumplido la cita : “propocionar un foro para el debate y el compromiso públicos”.
    Ejemplo para mi argumentación es el resultado de mi investigación sobre la repercusión del “Día mundial para la prevención del suicidio – 2011-09-10″ en la prensa (vía búsq.internet) en lo 5 grandes periódicos de España y en ca. 30 periodicos de habla español en América de Sur; más 5 periodicos de austria-en alemán) : casí nulo y además ya menos que en el año 2008 – donde la WHO (OMS) llamaba la atención.
    ———————————————————————————————————————————————–
    Te saludo con cierto ‘desesperación’ para el futuro – cómo me comprueba la casi ‘nula’ repercusión …
    Valentín – desde su isla en la sierra – solamente en contacto con ‘el mundo’ vía Internet y mis lecturas.

    Me gusta

    • ejimenezgomez dijo:

      Estimado Valentín:
      Muchas gracias otra vez por tu participación.
      Yo estoy de acuerdo contigo en que hoy el periodismo, en general, no está cumpliendo con la función que se le asigna de forma tradicional (lo que expresan Kovach y Rosenstiel y Gabilondo en la primera parte de esta serie de artículos). Imagino que eso se refleja en muchos aspectos, también en el tema del suicidio que tú comentas. De todas formas, respecto a este último tema, no creo que se trate únicamente de unos ciertos prejuicios o presentimientos hacia el tema, sino sobre todo de que en la profesión existe la idea general -consensuada en libros de estilo y otros documentos, como tú bien sabes- de que informar sobre suicido es darle a los potenciales suicidas motivos para suicidarse. Ya sabes que lo que vemos como normal muchas veces se acaba convirtiendo en norma. Como veo que tú no piensas igual, ¿podrías decirme -decirnos- por qué deberíamos revisar esa idea y pensar que el suicidio debe aparecer con más frecuencia en los medios? Y otra pregunta: ¿cómo crees que sería una buena información sobre suicidio? Gracias y espero tus respuestas con interés.

      Me gusta

      • Estimada EVA,
        GRACIAS por mantener el contacto conmigo – a pesar de mi ‘pesada’ insistencia en mi tema. Cómo primera respuesta ‘constructiva’ te mando -de nuevo- una síntesis de mi argumentación – ya desde 2009 – y no ha cambiado con las nuevas informaciones, si bien la visita en austria con las charlas con suicidólogos profesionales deja subrayar la cautela que se debe tener con cierta información. – Así no he activado todavía más el contacto con ‘responsables’ de la prensa (AP-Madrid,Cádiz,Jerez, RTVA,..) por intensificar antes mi contacto con las (muy pocas) instituciones de prevención del suicidio aquí en España) .
        Espero que te sirve este síntesis cómo base de nuestra discusión ‘constructiva’ .
        Además estoy siempre dispuesto de facilitarte información respecto al asunto .
        un abrazo virtual – y – MUCHO ÉXITO en tu trabajo –
        esperando la visita a mi isla en la sierra – para charlar bajo de mis naranjos –
        valentín

        Me gusta

  2. SÍNTESIS – “Medios de Comunicación y Suicidio” – – Tema general –
    Los factores que influyen en un suicidio y su prevención son complejos y no de todo comprendidos – pero una
    lectura comparativa de diversos documentos y artículos deja destacar la coincidencia en los siguientes puntos:
    — IMPORTANCIA del papel de los medios de comunicación en la DIFUSIÓN de información sobre el suicidio —
    – por ejercer una fuerte INFLUENCIA sobre las actitudes, creencias y comportamientos de la comunidad –

    — IMPORTANCIA de la FORMA y del CONTENIDO de la INFORMACIÓN sobre SUICIDIOS —
    – por su poder de influir en la decisión de suicidas potenciales ( – ambivalencia de sentimientos en la fase crítica -) – a un lado por el EFECTO NEGATIVO de IMITACIÓN / Identificación / ‘Contagio’/ Desencadenante
    – al otro lado por el EFECTO POSITIVO de ANIMAR a la persona en crisis A BUSCAR AYUDA .
    — IMPORTANCIA de DIVULGACIÓN APROPIADA ↓ para el éxito de PROGRAMAS de PREVENCIÓN —
    – información sobre riesgos , mitos , evidencias , avisos , etc.
    – modelos constructivos para la superación de conflictos
    – ejemplos de alternativas de solución
    – información actualizada sobre instituciones de ayuda
    – campañas de sensibilización

    La PROHIBICIÓN ‘en general’ de INFORMACIÓN referente al tema suicidio NO ES RECOMENDABLE porque
    – sigue tabuizando el tema en la conciencia de la sociedad – y así :

    – mantiene la sub-estimación de la gravedad del problema
    – impide que la sociedad sea educada para afrontar este problema ( individual y social, espec. de la Salud Pública )
    – impide el debate en busca de causas y soluciones
    – impide que la problemática incite (re)acciónes de las instituciones públicas
    – impide la difusión de información sobre riesgos, mitos, evidencias, avisos
    – impide una difusión de ofrecimientos de ayuda ( existentes y pendientes )
    —————————————————————————————————————————————–
    Una REFLEXIÓN sobre ‘Medios de Comunicación y Suicidio’ debe distinguir entre la información periodística
    – sobre el TEMA / la PROBLEMÁTICA -en general- del ‘SUICIDIO’ (en mayúscula)
    -y- – sobre las NOTICIAS de SUCESOS ( ‘suicidioS’ y ‘intentos de suicidio’ )
    —————————————————————————————————————————————–

    ___________________________________________________________________________________________________

    Me gusta

    • ejimenezgomez dijo:

      Valentín, antes de leer la síntesis, no sé si te he entendido bien: ¿los expertos en suicidio consideran que es mejor informar o no informar? Gracias.

      En cuanto a la síntesis, me parece muy interesante y creo que acertada, porque todo fenómeno es ambivalente, en el sentido de que cabe una lectura “negativa” o “positiva” del mismo. Y es verdad que negarse a hablar de un tema -cualquiera- no es más un aplazar la cuestión. Ahora bien, como tú bien señalas, no se trata de informar por informar, sino que hay que informar bien.

      Muchas gracias por tus aportaciones y seguimos hablando.

      Me gusta

  3. Estimada EVA ,
    GRACIAS por mantener el contacto –
    Ref. tu pregunta sobre opinión de expertos:
    Según mis lecturas (libros, ensayos-internet, códigos deontológicos, libros de estilos) puedo concluir – siempre con la cautela que merece este tema – :
    1) las recomendaciones en los códigos se refieren en 90% de casos a la información sobre los sucesos (‘los’ suicidios) y así se refieren SOLAMENTE al la ‘FORMA’ de la noticia –
    expresiones inadecuadas que pueden tener un efecto WERTHER (=de imitación)
    – basándose en investigaciones de los años 80-90 (p.e.metro viena + medios de comunicación) que comprueban la influencia negativa – – –
    pero repito – se refieren a la forma de las noticias sobre SUCESOS . – NO referiéndose a una información responsable sobre el tema en sí.
    2) este opinión en los códigos – repetida -sin reflexión de fondo- de uno al otra – (ejemplo de españa con las múltiples ref. al libro de estilo de EP- véase informe de S.Alsius) –
    ha impedido el comienzo de una seria discusión sobre el tema “suicidio+Medios de Comunicación” . Los periodistas – en parte para no ‘complicarse’ la vida y buscar propias informaciones para formarse una/ su opinión – se conforman con la recomendación ” mejor que no tocar…”. además SIN darse cuenta de la gran contradicción en los códigos deontológicos, que permiten la noticia en casos ‘de interés público’ (qué expresión vaga que da salida para todo…) o en caso de un suicidio de ‘personas importantes-conocidas ‘ .
    Exactamente este último caso invita más a una imitación – si la noticia no está responsablemente acompañado de reflexiones sobre el fondo del asunto – (p.e. Kurt Cobain – existen libros,ensayos sobre el tratamiento responsable del suceso) –
    3) mis ‘investigaciones comparativas’ internacionales me han comprobado, que otros países ya empiezan de ‘corrigir’ sus códigos deontológicos , si bien prevalece todavía la opinión del efecto WERTHER (=imitación. el nombre se basa en el libro de Goethe -los sufrimientos de joven Werther – novela de romantiscismo – y el efecto perjudicial en los jóvenes de la época ).
    4) ad mi comentario de NO hacer ya más ‘publicidad’ por el resultado de mis ‘búsquedas’ : en españa NO hay ni interés ( surge también de lo ‘personal’ del tema para cada periodista como ser humano con sus problemas vitales) ni suficiente concienciación ni (in)formación entre los periodistas, ni en las universidades del periodismo para empezar una seria discusión . Además después de mi visita en austria este verano con la posibilidad de contactar suicidólogos de renombre internacional – he llegado a la conclusión, que será mejor buscar la ‘ayuda’ de las instituciones ‘oficiales’ (Prevención de suicidio,…) antes de ir al ‘público’ – como investigador ‘aficionado’ ( si bien preparado, pero sin título… ).
    5) CONCLUSIÓN:
    Los expertos recomendan una información responsable no solamente sobre un suceso SINO -mucho más importante – sobre el tema en sí ( especialmente para hablar de los mitos falsos que existen también entre los profesionales del periodismo etc., y para dar publicidad a las organizaciones de ayuda-prevención )
    pero – antes de todo solamente por periodistas bien (in)formados – y esto… así mi duda en españa – necesita todavía una preparación y organización hasta en las instituciones que se preocupan del tema de la prevención del suicidio .
    ——
    Estimada EVA, así – después de las anteriores explicaciones – quiero manifestar mi voluntad de colaborar – por el momento solamente con personas bien preparadas – como tú – y mantener un diálogo constructivo – con la esperanza que en algún tiempo y después de una preparación mejor en la formación del periodismo se puede por fin atacar el tabú…
    Un tabú que- cómo intentaba de explicar en mi síntesis – prejudica muchísimo la prevención.
    — Espero que puedo darte en futuro más información – si estás interesado.
    PS: si tienes este interés y – entre tus estudios – tiempo – POR FAVOR – dejame ver un poca más detallado tu opinión sobre mi síntesis – y – este comentario largo.
    GRACIAS

    valentín spindler – desde su isla en la sierra –

    Me gusta

  4. PD: antes de empezar el comentario anterior ponía la sartén para hacerme la comida –
    escribiendo he olvidado ‘todo’ – y así tengo que cocinar de nuevo –
    este comentario solamente que puedes ver que detras del tan estéril internet está también una persona real…
    valentin

    Me gusta

  5. ejimenezgomez dijo:

    Valentín, tu aportación me parece realmente interesante y bien fundamentada. Yo te recomendaría asistir a algún congreso sobre medios de comunicación y sociedad, ética de la comunicación y temáticas similares para dar a conocer tu visión a los investigadores y profesores de las materias oportunas.

    Para no dar la sensación de repetición, podrías ir tratando diferentes aspectos: el tratamiento de los suicidios en los documentos de autorregulación de la profesión periodística; un tratamiento responsble del suicido en el caso Kurt Cobain; análisis de noticias de sucesos y crítica de las mismas… Creo que es un campo de investigación poco explorado, por muchos de los motivos que tú comentas, y que daría para muchos trabajos interesantes. ¡¡Ánimo!!

    PD: Siento que se te quemara la comida. Sí, detrás de la pantalla vivimos personas de carne y hueso. Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s