Una ética sin deber. Lectura de “Ética para Amador” de Fernando Savater

El libro “Ética para Amador” de Fernando Savater (San Sebastián, 1947) es la prueba de que se puede tratar un tema importante y complejo de forma clara y amena. Esto, aun siendo importantísimo en los tiempos que corren, no es lo que más me ha impresionado. Lo que realmente me admira de esta obra es que trata sobre la ética sin hacer referencia al deber, la obligación, la norma, el sacrificio y todos esos términos que nos invitan a salir corriendo a miles de años luz de quien los pronuncia. Por el contrario, el filósofo vasco nos habla de libertad, vida y humanidad.

Muy sintéticamente, Savater explica que, como somos básicamente libres, no nos queda más remedio que decidir lo que queremos hacer -o no- con nuestra vida. La ética es, por tanto, el arte que nos ayuda a vivir, a decidir qué nos conviene buscar y qué evitar; en definitiva, la ética es el  “intento racional de averiguar cómo vivir mejor” (Ariel, 2003, 71). Para ello, la única condición necesaria es “estar decidido a no vivir de cualquier modo: estar convencido de que no todo da igual aunque antes o después vayamos a morirnos” (2003, 87-88).

Lo que nos conviene puede resultar más o menos complicado de averiguar, pues todavía “no sabemos para qué sirven los seres humanos” (2003, 57). Algo, no obstante, parece claro. Somos hombres, no animales ni cosas, por lo que no tratarnos o no tratar a los demás como tales constituye, cuando menos, un grave error. Error vital, podría decirse, porque uno puede dejarse arrastrar por lo que le apetece en un determinado momento, pero sin quererlo de verdad – y vaya usted a arreglarlo-; o utilizar a los demás como objetos a su antojo, con lo que lo más probable es que termine quedándose solo -y esto no parece muy divertido-.  

Porque hay otra cosa muy clara: los hombres nos necesitamos unos a otros para conocernos y para aceptarnos como somos. Por tanto, lo que me pase a mí afectará a los que me rodean; y lo que les suceda a los que me rodean, influrá en mi vida. Para bien y para mal, antes o después.

Esto se puede aplicar a todo: al sexo, a la política, a la ecología, a la inmigración…, que son algunos de los temas que aborda el autor del libro. Sin embargo, que nadie espere recetas. Fernando Savater tan sólo nos invita a vivir y no de cualquier manera. Por si no ha quedado claro: “La ética lo que intenta es averiguar en qué consiste en el fondo, más allá de lo que nos cuentan o de lo que vemos en los anuncios de la tele, esa dichosa buena vida que nos gustaría pegarnos” (2003, 86). Nada que ver con el deber. Todo, con el querer.  

 

 Imagen tomada de aquí.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ética, Libros. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s