La elaboración del marco teórico, ¿una tradición sin sentido?

Toda investigación que se precie ha de contener un marco teórico. Éste podría definirse, muy simplificadamente, como una selección de conceptos y teorías que ayudan a enmarcar y enfocar la investigación. Esta tarea es muy importante, pues nos permite ser más conscientes de los términos que empleamos, el significado que les damos y las relaciones que establecemos entre ellos. Cuanto más conscientes seamos de por qué utilizamos una serie de conceptos y no otros, mejor podremos precisar el alcance y las limitaciones de nuestro trabajo. El marco teórico constituye, en cierto modo, un sistema de prevención de calidad: “Conoce bien tus ‘pre-juicios’, no vaya a ser que te los encuentres en las conclusiones y, encima, creas que has hallado la verdad”.

Desgraciadamente, esta fase del proceso de investigación no se valora como merece, pues en varias ocasiones me he sorprendido descubriendo a alguien que, en el final de su trabajo doctoral, comenta: “Sí, ahora me queda el marco teórico y listo”. Algo que yo interpreto, quizá exageradamente, como lo siguiente: “Lo importante ya está hecho. Ahora me queda quedar bien y cumplir con la parte penosa y aburrida de buscar autores y referencias de postín”.

Y si un doctorando afirma eso, deduzco que es porque su director tampoco lo valora. Y si un director no lo valora, deduzco que la institución a la que pertenece tampoco. Y si nos aventuramos un poco más, es probable que nos hallemos ante una cultura investigadora que entiende que el marco teórico se ha convertido en una tradición sin sentido. Y ya se sabe lo que ocurre con las tradiciones sin sentido, que se ponen en práctica, porque así se ha hecho siempre, pero, con el tiempo, pierden frescura y utilidad.

Y eso me “preocupa” –entre comillas porque hay problemas más importantes en este mundo, sólo faltaría-, porque, si no conseguimos apreciar el valor de esta tradición –que yo creo que lo tiene-, si no conseguimos actualizarla como merece, entonces estamos echando por la borda una enorme cantidad de ilusión y energía, entonces estamos defraudando a quienes confían en los que nos dedicamos a pensar en los problemas de la sociedad y a buscar la mejor forma de resolverlos.

Quiero pensar que los doctores que dirigen a sus doctorandos ya tienen a sus autores de referencia, sus conceptos clave, sus explicaciones de la realidad… Pero esto no hace sino reforzarme en la idea de que nos hallamos ante una transmisión meramente mecánica y rutinaria, donde no tienen cabida ni el cuestionamiento ni la búsqueda de nuevos autores. ¡Y eso es matar la creatividad, base de toda creación!

No sé qué hacer para animarme –que la cultura académica influye, qué carajo- y para animar a otros investigadores a valorar esta parte del proceso de investigación. En todo caso, intentaré no dejarme llevar por la corriente y te animo a hacer lo mismo, por responsabilidad. Los que podemos dedicarnos a estudiar somos unos seres privilegiados. Deberíamos aportar algo valioso al resto de los ciudadanos.

Imagen tomada de aquí.

Esta entrada fue publicada en Doctorado y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a La elaboración del marco teórico, ¿una tradición sin sentido?

  1. Rogério Christofoletti dijo:

    Olá, Eva! Boa sorte no novo endereço!!!
    Parabéns pelo blog!
    Caso ainda não conheça, mantenho o meu Monitorando (http://monitorando.wordpress.com) e ainda sou um dos coordenadores do Observatório da Ética Jornalística (objethos – http://objethos.wordpress.com), aqui no Brasil.
    Um abraço

    Me gusta

  2. Patricio dijo:

    Pues para mí es muy importante

    Me gusta

    • ejimenezgomez dijo:

      Hola, Patricio. ¡Qué sorpresa! Para mí también es muy importante. ¿Qué argumentos se te ocurren para convencer a quienes no lo ven tan claro? Gracias.

      Me gusta

  3. Juanito dijo:

    Es importante la revisión de muchos autores y teoria para tu investigación, pero no queda bien cuando lo redactas como parte de tu investigación, y eso hace que el público en general nunca lee los trabajos de investigación ( son aburridas yno van al punto), al parecer lo leen los “investigadores”, y realmente creo en la redacción de un trabajo de investigación no debe ir: los objetivos, la hipótesis, marco teorico, ( esos puntos lo hacen muy mecanico)…

    Me gusta

    • @evajg dijo:

      Hola, Juanito:
      Muchas gracias por acercarte a mi blog.
      Comprendo perfectamente lo que dices, pero creo que hay que distinguir entre “buenos” y “malos” marcos teóricos…
      Cuesta mucho redactar un marco teórico que ayude a explicar por qué merece la pena investigar lo que investigas y del modo en que lo haces.
      Yo no sé si lo conseguí en mi tesis, pero intenté aunar historia y teoría para entender cómo habíamos llegado al momento actual.
      En todo caso, se escriba o no se escriba, estarás de acuerdo conmigo en que se ha de saber qué se ha hecho antes para poder avanzar.
      Y el caso es que escribir ayuda a pensar…
      Un abrazo y ánimo si estás en ello!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s