Entretenimiento a costa del más débil. Dos casos reales

En estos últimos días hemos sido testigos de dos ejemplos de periodismo infantil, por decirlo con suavidad. En los dos casos, no puedo evitar imaginarme a un grupo de escolares, los más fuertes, molestando a un tercero, el más débil. Qué fácil es abusar de otra persona cuando se tienen los medios.

Ejemplo número uno

En el primer caso, el más grave, hemos visto cómo unas reporteras que trabajan para “El programa de Ana Rosa” (Tele5) utilizaban a la mujer del presunto asesino de la niña Mari Luz Cortés para sonsacarle información sobre el supuesto asesinato. La mujer, como se observa claramente en el vídeo que enlazo a continuación, carece de recursos psicológicos y comunicativos para soportar la presión de las profesionales.

http://videos.larioja.com/dalealplay.swf?file=3236/omoelProgramadeAnaRosaconsiguiolaconfesiondelcrimendeMariLuzwww.keepvid.com.flv&tagclone=larioja

En el vídeo aparecen frases que no tienen desperdicio:

– “Ya sé que no te encuentras bien…”, pero me da igual, añado yo. El fin justifica los medios, sí señora.

– La entrevistada es incapaz de decir dónde se encuentra a una amiga que le llama por teléfono. La joven promesa del periodismo deja muy claro que no quiere que la localicen: “No le digas nada, ¿eh?”. Faltaría más. No vaya a venir una persona consciente de sus derechos y nos robe el notición.

– “No quiere más cámaras”, dice en voz alta la reportera, para tranquilizar a la víctima. En voz baja, sigue grabando, por favor. Es la mejor constatación de la hipocresía en la que se desenvuelven estos trabajadores.

– “Me la voy a llevar porque no me la va a quitar nadie”. La guinda del pastel. El otro como objeto de “mi” propiedad. La dignidad de la persona por los suelos.

Ejemplo número dos

El segundo caso, a mi juicio más leve, constituye sin embargo el vivo ejemplo de la infantilización del periodismo a la que aludo. Una periodista de una emisora de radio belga se hace pasar por la madre del tenista Rafael Nadal. Consigue hablar con él, despertarlo de su sueño, absolutamente para nada.

La locutora no consigue concertar una entrevista y, sin embargo, salta de alegría. No lo entiendo, a no ser que me imagine a una adolescente cuya felicidad reside únicamente en haber intercambiado unas palabras con su ídolo del deporte. Infantilización total en el minuto 1:55.   

https://www.youtube.com/v/0wMDR_e7CwU?fs=1&hl=es_ES

Pero no nos confundamos. Esto no es periodismo. El hecho de que haya una cámara, un micrófono, un medio de comunicación al fin y al cabo, no es garantía de nada. De nada. Esos medios no vehiculan información, sino entretenimiento. Y a costa del más débil. Como niños en el patio de cualquier colegio.

Esta entrada fue publicada en Ética, Entretenimiento. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Entretenimiento a costa del más débil. Dos casos reales

  1. Estos casos provocan mucha vergüenza ajena y, al mismo tiempo, ciertos recuerdos. Siempre recomiendo a mis alumnos mirar cada tanto la película “Tesis”, que nos habla mucho sobre esta relación perversa entre medios basura y público ávido de consumir. La escena final del film es una joya.

    Me gusta

  2. doctorandaenconstruccion dijo:

    A mí, más que vergüenza ajena, me producen indignación. No me gustan las personas que abusan de otras. En cuanto a la peli, creo -hace tiempo que la vi- que sé a qué te refieres. En el hospital, las teles encendidas… ¡Morbo! Un abrazo y gracias por pasarte de nuevo por aquí.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s