“¿Y tú qué haces?”. Una invitación a la trascendencia

Un viejo cuento narra la historia de un hombre que, cuando paseaba por la calle, se fijó en otros hombres que parecían muy atareados. Al primero que se encontró, le preguntó: “¿Qué haces?”. “Me gano mi sustento”, le espetó el hombre, sin apenas levantar la mirada del suelo. Al segundo le volvió a plantear la misma cuestión y éste le respondió, con una media sonrisa: “Mantengo a mi familia”. Pasó por allí un tercero, al que volvió a formular el mismo interrogante. Entonces, la respuesta fue una mirada al cielo entremezclada con una sensación de sano orgullo: “¿Que qué hago? Yo construyo una catedral”.

Me acuerdo de esta historia cada vez que detecto, en mí misma o a mi alrededor, desgana, desmotivación, desilusión, desánimo, desesperanza…

Entre los investigadores

– ¿Y tú qué haces?

– Me gano un sueldo.

– ¿Y tú?

– Hago currículum.

– ¿Y tú?

– Yo aporto mi pobre, pero honesto granito de arena al mar de la sabiduría de todos los tiempos.

Entre los profesores

¿Y tú qué haces?

– Me gano el sueldo.

– ¿Y tú?

– Voy sumando quinquenios.

– ¿Y tú?

– Yo contribuyo a formar personas libres y responsables en un mundo complejo.

Entre los periodistas

– ¿Y tú qué haces?

-Me gano el sueldo.

– ¿Y tú?

– Me codeo con gente importante.

– ¿Y tú?

– Yo garantizo que mis conciudadanos reciben la información que les permite ser más conscientes de lo que ocurre a su alrededor, lo que les capacita para tomar mejores decisiones en su vida pública y privada.

En estos días de fiestas, te animo a responder a la pregunta “¿Y tú qué haces?”. Te animo a ello, porque estoy convencida de que, cuanto más elevado es el sentido de lo que tenemos entre manos, más motivación y fuerza encontramos para hacerlo y, por ende, más satisfacción y gozo cuando lo alcanzamos. Y eso se contagia. ¡¡Feliz Navidad y un más trascendente año nuevo!!  

 

Foto tomada de aquí.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ética y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “¿Y tú qué haces?”. Una invitación a la trascendencia

  1. A.S.B. dijo:

    Yo sólo cuento historias, y no sabría hacer otra cosa.

    Me gusta

  2. doctorandaenconstruccion dijo:

    ¿Y por qué o para qué cuentas historias? Venga, hombre, vamos un poco más allá. ¿Que hay detrás de la mera narración? Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s