“Y, de repente, perdí la perspectiva”. Motivos a la hora de investigar

Existen muchos motivos para elegir un tema de investigación, probablemente todos legítimos. Y, sin embargo, existe uno que me parece fundamental y que conviene no perder de vista: la utilidad que aporta a la resolución de un problema real.

Se puede emprender una investigación para obtener un beneficio personal, como conseguir un título -el Doctorado- o engrosar el currículum académico, de cara a un ascenso profesional.

La búsqueda de un determinado tipo de temas también puede deberse al afán de prestigio o reconocimiento social, tal vez como trampolín para otro tipo de actividades más consideradas o mejor remuneradas.

También se puede buscar el beneficio económico, no tanto para llenar el propio bolsillo, que también, como para garantizar la posibilidad de seguir investigando, algo realmente complicado en este país. 

Se puede indagar en un tema que a uno le llene muchísimo, porque le encanta y porque espera disfrutar mucho con él.

O porque espera aprender mucho sobre un conjunto de cuestiones.

Existe además la posibilidad de seleccionar un contenido o enfoque porque se pretende influir y transformar una realidad que disgusta, que se quiere erradicar de alguna manera. 

Como digo, todas estas motivaciones, y algunas más que ahora no recuerdo, pueden estar presentes en un investigador, y con frecuencia lo están, en mayor o menor medida.

En cualquier caso, lo que no puede faltar es una elevada dosis de responsabilidad, esto es, un auténtico afán por dar respuesta a las necesidades de la sociedad o de una parte de ella. ¿Qué problemas quiero solucionar con este trabajo? ¿Qué aporta a la comunidad en la que vivo? Para mí, estas son las preguntas fundamentales que todo buen investigador no debería soslayar, so pena de perder la perspectiva y traicionar el sentido de su trabajo.

Imagen: Cuadro titulado “Azulete”, de Pablo Ferrer

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Doctorado y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “Y, de repente, perdí la perspectiva”. Motivos a la hora de investigar

  1. pablo dijo:

    Hola Eva: ante todo muchísimas gracias por incluir ese cuadro en tu post! haces un análisis de las motivaciones del investigador muy interesante y enormemente válida. puede que, como bien dices, haya un poco de todo pero sin perder de vista lo importante como señalas al final del artículo. animo con ese tema, imagino que no debe ser fácil la elección porque hay mucha tela que cortar, en cualquier caso te deseo todo el éxito no sólo en el resultado final, que es importante, sino a lo largo del proceso de elaboración-aprendizaje-etc. bssss pablo

    Me gusta

    • doctorandaenconstruccion dijo:

      Hola, Pablo. Soy yo la que te agradece tus líneas, siempre tan atentas. Espero colgar muchos más cuadros tuyos, así que ya puedes ir colgándonos en tu blog 🙂 En cuanto a encontrar tema de tesis, tienes razón, no es fácil, pero lo conseguiremos!!! Besos mil.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s