“Serpico” o cuando el bueno es el raro

Serpico” (1973) es la historia de un hombre con ideales. Un hombre que soñó con ser policía y que, al ingresar en el cuerpo, se topó con su peor pesadilla: la corrupción de sus propios compañeros.

En un primer momento, Serpico intenta mantenerse al margen, con la vana esperanza de que lo dejen tranquilo. Y lo consigue a medias, porque no resulta fácil, y la película lo refleja muy bien, ser el blanco de todas las miradas, de todas las burlas. Serpico es el tipo raro, el policía excéntrico, el que va por libre…

Con la única bandera de su conciencia. Y ésta le advierte, y ésta le inquieta, y ésta le exige. ¡Lo que está mal, está mal, hágalo un delicuente o un policía! Y comienza a hablar con sus superiores, quienes, oh sorpresa, no están demasiado interesados en lavar la suciedad que les rodea.

Y nuestro protagonista (Al Pacino)  se desespera. Y su novia le cuenta una historia, la historia que todo hombre ha escuchado alguna vez, cuando ha tenido que enfrentarse a algo terrible, algo superior a sus fuerzas:

Había una vez un rey que vivía en paz con sus súbditos. Un buen día, alguien envenenó el pozo del pueblo. Todos, menos el rey, bebieron de él y se volvieron locos. Todos menos el rey. Entonces los súbditos pensaron: “Hay que matar al rey, pues éste se ha vuelto loco”. El rey, preocupado por su vida, lo pensó detenidamente y, finalmente, decidió beber del pozo. Y todos se tranquilizaron. “El rey ha entrado en cordura”.

¿Beberá Serpico del pozo de la locura, para que otros le consideren un tipo “normal”, para negarse a sí mismo y no sentir “el peso de un deber desagradable”? ¿Tragará Serpico con ese mundo al revés, donde el bueno es el raro, y los malos son los señores del buen hacer?

No puedo revelar más datos. Sólo puedo decirte que pienso como Serpico: si las personas invirtieran todas sus energías en hacer bien su trabajo, se solucionarían muchos de los problemas que afectan a otros ciudadanos.

Bravo por Frank Serpico. Bravo por esta historia real.

Foto de aquí.

Esta entrada fue publicada en Ética, Películas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s