Errores que no me gustaría volver a cometer. Balance de la tesina (II)

A medida que uno se distancia del trabajo que ha elaborado, va percatándose de algunos de sus defectos. He aquí unas breves notas que, espero, me ayuden a no caer en los mismos errores y, de paso, puedan servir a otras personas que se inician en el mundo de la investigación.

1. Más paciencia a la hora de buscar la bibliografía. Los doctorandos solemos ser gente impaciente. Será la falta de experiencia, será la inseguridad, lo cierto es que muchas veces nos lanzamos a leer sin haber realizado una búsqueda exhaustiva y cuidada. Mea culpa. La próxima vez, intentaré prestar más atención a esta fase del proceso. No es una pérdida de tiempo, sino una garantía de éxito.

2. Más serenidad a la hora de fundamentar el trabajo, teórica y metodológicamente. Muchas veces no nos damos cuenta de la importancia de ser lo más conscientes posibles de las bases teóricas y metodológicas en las que insertamos nuestro trabajo. Quizá nos conformamos demasiado rápido con lo que nos gusta y no seguimos buscando, so pena de encontrar algo que nos haga dudar. Quizá nos insertamos en una tradición ya dada, sin plantearnos si ésta es o no la más adecuada para alcanzar nuestro objetivo. Me propongo seguir profundizando en estas cuestiones durante la tesis.

3. Lo que no leas hoy, no lo leerás en la recta final de la investigación. Muchas veces dejamos lecturas para más adelante, cuando tengamos más tiempo, las ideas más claras, las condiciones ideales… Me temo que estás no llegan, sino que se reducen a medida que avanzamos en el trabajo. Porque estamos más cansados. Porque estamos más ansiosos por terminar. Porque cuesta más rehacer todo otra vez en función de una lectura posterior.

4. Lo que no hayas resumido adecuadamente, se volverá inservible. Es verdad. Aquellos apuntes mal tomados, para avanzar rápido, no podrán ser reutilizados. Aquellas citas que reproducimos, pero que ahora nos costaría muchísimo encontrar, se han perdido. Merece la pena invertir tiempo en esta fase, para poder ir adquiriendo un bagaje sólido y, sobre todo, útil.

Como veis, uno no termina nunca de aprender, incluso cuando ha terminado su trabajo. Apuesto a que todavía me sale un balance de la tesina III… 🙂

 

Foto tomada de aquí.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Doctorado y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Errores que no me gustaría volver a cometer. Balance de la tesina (II)

  1. cjarvas dijo:

    Seguro que ganarías la apuesta de un balance III.

    Me gusta

    • doctorandaenconstruccion dijo:

      Hombre, “cjarvas”. ¡Qué sorpresón! No me digas que no es útil pararse a pensar un poco en lo que hacemos. Espero que las vacaciones hayan ido muy muy bien. Mucho ánimo con la vuelta al curro.

      Me gusta

  2. Maite dijo:

    Enhorabuena por el trabajo y espero que tus reflexiones ayuden a todos los doctorandos para realizar una buena investigación. Todo lo que has dicho es muy positivo, pero en general, a la gente le cuesta pulir mucho más la parte de la escritura que el proceo de lectura. Al menos esta ha sido la experiencia de mis compañeros de universidad. A la gente le asusta enfrentarse al folio en blanco.

    Le he mandado el artículo a gente que le iba a interesar así que espero que te dejen más comentarios. Mucha suerte!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s