No es eso, señor Cuartango, la ética periodística no es eso…

Hoy abrí un libro que dejé a medias y encontré un trozo de papel de periódico. Al desdoblarlo, vi que se trataba de un artículo del periodista Pedro García Cuartango titulado “Basta de lecciones de periodismo” y publicado en El Mundo el 24 de febrero de 2010.

Las primeras frases del artículo me hacen polvo: “Me ha entrado un fuerte dolor de cabeza al leer estos días una serie de lecciones de ética del periodismo, dedicadas a explicarnos cómo hay que ejercer esta profesión. Algunas de ellas son de compañeros que respeto mucho y de los que tengo un alto concepto. Pero me parece patético su intento de situarse por encima del bien y del mal”.

Su afirmación, rotunda, me lleva a preguntarme si todos los que hablamos, pensamos o escribimos sobre ética periodística seremos unos tipos repelentes que se creen en posesión de la Verdad.

El señor Cuartango parece un hombre sincero y autocrítico. “Yo confieso que he escrito muchas tonterías, que me he dejado llevar por la vanidad y el rencor y no siempre he dicho lo que yo creía. Sería muy fácil culpar de las limitaciones de los periodistas a los intereses políticos y económicos que tienen todas las empresas editoras, pero la mayor parte de las veces lo que pretendemos es sencillamente evitarnos complicaciones y no quedar mal con nuestras fuentes o las personas que nos caen bien”.

Su párrafo final también me parece honesto: “El periodista, como cualquiera que trabaja por cuenta ajena, es un señor que tiene que sobrevivir y está obligado por ello a hacer muchas cosas que no le gustan, a ser esclavo de algunos silencios y dueño de bastantes miserias. Esta profesión es poco gloriosa y exige demasiado esfuerzo”.

Releo el artículo y me doy cuenta de que se ha equivocado al equiparar la ética periodística con lo que hacen algunas personas cuando hablan de ética periodística: ponerse como ejemplo, llamar ‘basura’ al prójimo, creerse superiores a los demás…

Tampoco estoy de acuerdo en que “todos sabemos en qué consiste el buen periodismo, lo mismo que podemos diferenciar entre unas buenas o unas malas patatas con chorizo”. Por eso, porque a veces cuesta distinguir la información de la propaganda, creo que no viene mal escuchar a otros, aprender de ellos, asistir a algunas lecciones de periodismo…

Él mismo podría estar dando una cuando afirma que le preocupa “la degradación de la calidad de la información en aras de la inmediatez. Y también la tendencia a convertir las noticias en espectáculo”. Señor Cuartango, ¡a usted también le preocupa la ética periodística!

Y a mí sí que me gustaría saber qué soluciones se le ocurren. La expresión “el que esté libre de culpa que tire la primera piedra” no deja de tener un cierto regusto a resignación, a dejar las cosas como están… ¡Y no podemos resignarnos ante semejantes preocupaciones! ¡No debemos!

El caso es que el señor Cuartango me ha hecho pensar, así que me temo que, sin saberlo, me ha dado una buena lección de periodismo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ética, Periodismo e información. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a No es eso, señor Cuartango, la ética periodística no es eso…

  1. Leo dijo:

    Sí, eliminar la reflexión ética en periodismo podría equivaler (salvando las distancias) a eliminar la declaración de los derechos del hombre porque no se cumplen en todas partes. Concibo a la ética fundamental como guía, brújula, recordatorio… Y sería increíble que los periodistas continuaran formándose a través de jornadas, cursos, congresos, etc. una vez salidos de nuestras facultades.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s