La diferencia entre creer o no creer en las personas

Ayer vi la película Yo creo en ti (Call Northside 777 en inglés), dirigida por Henry Hathaway y protagonizada por James Stewart. El largometraje, realizado en 1948, me parece que refleja una manera de hacer periodismo muy digna, muy profesional, muy necesaria, muy escasa hoy en día.

Todo comienza porque el director del Chicago Times tiene curiosidad por saber quién ha puesto un anuncio en el que se ofrecen 5.000 dólares por descubrir al verdadero culpable de un crimen. Le encarga el trabajo a un periodista (Stewart) que, con gran apatía y desinterés, descubre que se trata de una madre que ha ahorrado esa cantidad fregando suelos, con la esperanza de que alguien saque a su hijo de la cárcel.

El periodista publica la historia y, en vista del interés del público, el director le anima a hablar con el preso. Stewart no lo ve bien, pues no cree que deba darse voz a los asesinos, pero cede ante la insistencia de su jefe. El caso es que, poco a poco, Stewart comienza a creer en la bondad del presunto asesino, ya que éste demuestra ser un hombre con principios.

Y así, va implicándose más y más en la historia hasta que los poderes públicos (polícia, fiscal, etc.) empiezan a sentirse incómodos de que alguien cuestione públicamente la Justicia. Me gusta mucho la escena en la que el propietario del medio llama al director y al periodista para, en presencia de “los poderosos”, intentar llegar a un acuerdo. Me gusta porque refleja la cadena de confianza que existe entre propietario, director y periodista. Al final, este último es el que más sabe del caso y todos tienen la humildad y el valor de reconocerlo.

Por eso, como concluye el narrador del filme, un hombre salió de la cárcel gracias al amor de una madre, el apoyo de un periódico y el esfuerzo de un periodista por encontrar la verdad. Y lo mejor de todo es que se trata de una historia basada en un hecho real.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ética, Películas. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La diferencia entre creer o no creer en las personas

    • doctorandaenconstruccion dijo:

      Hola, Asier:
      Un gusto volver a leerte.
      Por cierto, en tu ejemplo no queda claro de quién parte la iniciativa. Tampoco se trata de defender a un inocente frente a los poderes públicos, sino más bien que los poderes públicos denuncian la existencia de mafiosos. ¿Dónde ves la semejanza?
      Gracias y espero que todo te vaya bien.

      Me gusta

  1. A.S.B. dijo:

    Jeje… lo bueno fue que gracias a este reportaje la Policía detuvo a los mafiosos.

    Me gusta

  2. doctorandaenconstruccion dijo:

    ¡Ah, vale, la información “movilizó” a la Policía! Buen trabajo. Cuídate.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s