En busca de una vía democrática para democratizar la información

El sábado pasado asistí a dos talleres organizados por el Fórum Social de la Comunicación (FSCom) y realizados en el marco del Fórum Social Catalán. Uno de ellos se titulaba “¿Qué demonios es el FSCom y por qué estamos aquí?” y otro “Derecho a la información y medios alternativos”.

En los dos se daba por supuesto que la información y la comunicación son bienes públicos, bienes de todas las personas, por el mero hecho de ser personas. “Respirar, comer y, luego, la comunicación. Porque no sabes ni comer si no hay comunicación“, ejemplificó sabiamente uno de los participantes y, a la postre, secretario general de la Federación de Sindicatos de Periodistas, Dardo Gómez.

Tiene razón. Hemos de ganarnos la vida y hemos de intentar que otros puedan ganarse la vida con dignidad, pero inmediatamente después, o mejor en paralelo, hemos de pelear por lo que de verdad necesitamos: una información y una comunicación que nos ayuden a sacarle el máximo partido a nuestra vida. 

En general, los asistentes a los talleres (una veintena de personas en cada uno, más o menos) fueron muy conscientes de las deficiencias de la información que reciben, tanto a través de los medios de comunicación “masivos” o “tradicionales” como de los “alternativos” o “contestatarios”.

El problema, como muy bien planteó Montse Santolino, de la Federación Catalana de ONGs para el Desarrollo, radica en que, una vez hecho el diagnóstico, los preocupados por estas cuestiones no somos capaces de unirnos para cambiar las realidades que criticamos.

Creo que está en lo cierto. A veces tengo la sensación de que nos reunimos para desahogarnos, para sentir que hacemos algo por cambiar las cosas, que nos movemos, pero luego, a la hora de la verdad, nos fallan las fuerzas, las ganas o lo que sea, y no somos capaces de tender puentes hacia otras personas o instituciones que también desean un cambio.

En el FSCom hablamos mucho del fenómeno del “chiringuitismo” que, como podéis imaginar, consiste en que cada uno quiere manejar su “chiringuito” a su antojo, sin interferencias de ninguna clase. Como el “ombliguismo” (individualismo), pero en clave social. Fíjaos qué contradicción: queremos democratizar el uso de la información y la comunicación, pero sin aplicar-nos la democracia.

Durante los talleres, yo pensaba que las personas que anhelamos una información y una comunicación mejor somos bastantes; bastantes como para hacer algo significativo, quiero decir. Sin embargo, también veía -y sigo viendo- que tenemos poco tiempo -trabajo, familia, descanso y ocio, cómo no- y poco dinero, por lo que hemos de organizarnos muy bien.  

En el primer taller nos ofrecieron un listado con posibles acciones que debíamos ordenar por orden de importancia. Yo puse que lo primero era la educación y la formación crítica en comunicación, la creación de espacios de debate. Porque, me preguntaba -y me pregunto-, ¿de qué sirve un medio de comunicación que realmente cumpla su cometido, pero que no tiene público, pues éste prefiere (ha desarrollado el gusto para) leer/ver/escuchar otras cosas?

Después, y esto puede ser deformación profesional, creo que es necesario que existan periodistas profesionales; quiero decir, personas que cobren un sueldo por dedicarse única y exclusivamente a buscar, elaborar y comunicar información. Por eso, creo que sería bueno apoyar a todos aquellos profesionales que, conscientes de su precariedad y su impotencia, deseen dejar de ser técnicos/funcionarios de la comunicación, al servicio únicamente de su empresa u organización,  y quieran volver a ser periodistas, al servicio también de la sociedad en su conjunto.

También dedicaría una atención especial a los derechos de los ciudadanos a acceder y a comunicar información, no sólo a recibirla. Estos aspectos han estado muy descuidados y es hora de que se desarrollen como merece un derecho humano.

Escuché y pensé muchas más cosas, pero supongo que se me quedó grabado aquello que yo ya tengo muy marcado, y es que es necesario un esfuerzo de unión. Con la cantidad de medios, organizaciones y movimientos que hay en Cataluña, de preocupación social quiero decir, no entiendo cómo todavía no ha surgido una vía democrática para democratizar la información.

Sigo pensando…

Foto: Daniel Gomis

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ética, Periodismo e información y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s