Profesionalización del periodismo, ¿sí, no, cómo y cuándo?

EnrAguinaga

El catedrático Enrique de Aguinaga lleva más de 30 años defendiendo la profesionalización del periodismo. Acabo de leerme un libro que publicó en 1980 (Periodismo, profesión. Estudio para la definición objetiva del ejercicio profesional del periodismo) y me he quedado sorprendida de que en pleno siglo XXI sigamos discutiendo sobre los mismos problemas y prácticamente en los mismos términos. 

Aguinaga considera que el periodismo es una profesión como otra cualquiera y que, por lo tanto, sigue un proceso más o menos similar en su constitución: la sociedad detecta una necesidad y crea instituciones educativas del más alto nivel (Universidades) para formar a personas que puedan desempeñar su trabajo de la mejor manera posible (profesionales). Para evitar que gente no capacitada ejerza un trabajo de relevancia social, sólo pueden ejercer dicha tarea quienes obtengan la titulación específica y, en algunos casos, formen parte de un colegio profesional que vele por el correcto desempeño de su trabajo. 

Aplicado al periodismo, esto significa que sólo los licenciados en Periodismo pueden ejercer como periodistas. Esta postura ha sido muy contestada, entonces como ahora, pues algunos consideran que, si sólo pueden informar los titulados en Periodismo, se vulnera el derecho a la libertad de expresión y de información del resto de los ciudadanos.

Aguinaga responde que no hay que confundir ejercer una profesión con ejercer un derecho. Los ciudadanos no pierden su derecho a expresarse en un medio de comunicación porque haya periodistas profesionales, de la misma manera que no pierden su derecho a la salud o a la educación porque haya médicos y maestros titulados. Todo lo contrario. Que haya profesionales de la salud y de la educación significa que la sociedad ha progresado, pues no deja en manos de curanderos ni aficionados aspectos fundamentales para el desarrollo humano.

Es verdad que, como reconoce el propio investigador, algunas Facultades de Periodismo no forman de manera adecuada, pero eso pasa en otros ámbitos y no por eso cualquiera puede ejercer cualquier profesión.

El tema es más complejo de lo que parece porque, como apuntaba el propio Aguinaga hace 30 años, existen muchos intereses para evitar la formación y el reconocimiento de periodistas profesionales. Cuanta más indefinición, más libertad para contratar a quien sea con la formación que sea y, por tanto, más facilidad para manipularlo.

La situación actual es similar a la de entonces, con el agravante de que ni siquiera las organizaciones periodísticas son capaces de ponerse de acuerdo en sus reivindicaciones, como quedó patente con la admisión a trámite de la Proposición de Ley del Estatuto del Periodista Profesional, en abril de 2004.

A esto se suma la famosa crisis, que nos lleva a sobrevivir en el día a día y a dejar para mañana la búsqueda de soluciones a medio y largo plazo.  Me entristece profundamente que hoy, cuando más unidos deberíamos estar (periodistas, organizaciones periodísticas, propietarios de medios de comunicación, universidades y público), obviemos las preguntas importantes y vayamos cada uno por nuestro lado.

 Foto: http://www.vistazoalaprensa.com/prensa.asp

 

Esta entrada fue publicada en Ética, Persuasión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Profesionalización del periodismo, ¿sí, no, cómo y cuándo?

  1. Maite dijo:

    Si te digo la verdad NO COMPRENDO ESTOS DEBATES INTERNOS SOBRE QUÉ ES PERIODISMO. No lo comprendo porque no creo que sea bueno para los propios periodistas querer parecerse en eso a la disciplina filosófica que desde sus orígenes ha debatido sobre su propia definición y esencia. Teniendo en cuenta que cada año salen de las universidades una cantidad innumerable de licenciados en periodismo creo que eso es ya un hecho irrefutable sobre el respaldo que tiene la propia profesión. Otro tema diferente es que existen muchos tipos de periodismo y algunos de esos tipos a lo mejor se pueden someter a debate.

    El periodismo es una profesión esperanzadora y hay muy buenos profesionales.
    Un abrazo

    Me gusta

  2. doctorandaenconstruccion dijo:

    Hola, Maite. Gracias por tu opinión. Qué más quisiéramos los periodistas que tener las cosas claras, qué más quisiéramos… O tal vez el periodismo, como tú bien dices, es muy complejo (existen muchos tipos), y de ahí vienen las dificultades… También de los intereses (todo el mundo quiere salir guapo y quedar bien cuando le van a ver o escuchar muchas personas, ¿no crees?). En fin, gracias por considerarla una “profesión esperanzadora”. Algunos ya han perdido la esperanza.

    Me gusta

  3. ¿Quienes se oponen a la defensa profesional de los periodistas?
    Muy simple: Los que no fueron jamás a la universidad para prepararse académicamente.
    En Ecuador los que menos aceptan leyes de regulación y los que más gozan de la libertad de prensa, son los empíricos, que no se someten ni a la Ética ni a tribunales de honor; porque en este oficio empezaron como bastardos de esta profesión, ya que, habiendo tenido la oportunidad de ir a las aulas universitarias, no lo hicieron. Acá los Veras, Ortices, Oquendos, Roseros, Palacios, Pinoargotes y otros de ese corte, son los que hacen y deshacen en la prensa ecuatoriana.

    Ellos desprecian a los que nos formamos en el nivel superior con esfuerzo que ellos no fueron capaces de hacerlo.

    Me gusta

    • doctorandaenconstruccion dijo:

      Estimado Luis:
      Es un placer conocerte. Muchas gracias por acercarte a mi blog y compartir tus impresiones conmigo y con los demás compañeros.
      No conozco la situación de Ecuador, pero comprendo que en Latinoamérica los problemas tienen otra dimensión.
      ¿Hay mucho nivel de asociacionismo por allá, o no hay mucha confianza en las organizaciones periodísticas, como aquí?
      En España, el problema es que para autorregularnos, tenemos que definir quién es periodista y quién no, y entonces no hay quién se ponga de acuerdo: si el que tiene titulo, si el que ejerce, si el que posee ambos requisitos…
      Los que más se oponen, creo (aún lo estoy investigando) son los periodistas-directivos-empresarios, o sea, las empresas de comunicación, que no quieren ser sancionadas y, por tanto, no perder ni dinero ni credibilidad/prestigio.
      En fin, seguimos charlando, a ver si encontramos una solución.
      Gracias otra vez.

      Me gusta

  4. alejandro mendez dijo:

    profesionalismo = a preparación, estudio y expresar con argumentos, pruebas solidadas información verídica. El estudio es fundamental, y eso no significa vulnerar la libertad de expresión. Todos podemos expresarnos, pero comparen y y marquen las diferencias entre un profesional y alguien que no lo es y se cree periodista
    por mucho talento que posea….

    Me gusta

    • ejimenezgomez dijo:

      Es curioso cómo algunos ven la formación de los periodistas como un ataque a la libertad de expresión. Todo el mundo puede expresar lo que quiera. Lo que pasa es que los periodistas deben informar adecuada y responsablemente, y para eso, cuanta más formación, mejor. Saludos y gracias por la visita.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s