Rayando el caos

Querido Rayan:

Has tenido que morirte para que instituciones políticas, judiciales y profesionales se tomen en serio la calidad de la sanidad española. Qué pena que tengamos que llegar a estos extremos, rayar el caos, para reconocer nuestros problemas. Leo en El País que el presidente del Consejo General de Enfermería de España, una organización que agrupa a colegios profesionales de enfermeros de ámbito nacional, ha asegurado que tu muerte constituye “un punto y aparte en la sanidad española”. Qué desgracia la tuya y qué suerte la nuestra.

¿Y qué ha fallado Rayan, aparte de que estabas en el lugar y en el momento equivocado, por Dios sabe qué triquiñuelas del destino? Pues que la enfermera que te atendió, según dicen en El Mundo, acababa de licenciarse y no tenía experiencia. Pues que en ese momento no había ningún superior supervisando su actuación. Pues que en la sanidad española faltan profesionales. Pues que se trabaja mucho y se cobra poco. Pues que la pela es la pela.

Sí, querido Rayan, al final resulta que todo consiste en ganar, ganar y ganar más dinero. Esto no es nuevo. Hace mucho tiempo, antes incluso de que estallara la crisis, algunas personas ya denunciaban que el capitalismo estaba impregnando todas las esferas de nuestra vida. ¿Y qué hemos hecho? Nada. Hemos tenido que esperar a que tú murieras para que algo se empiece a mover en el sector sanitario español.

Rayan, yo soy periodista (bueno, ahora mismo no estoy ejerciendo sino pensando en mi profesión) y me temo –fíjate qué barbaridad voy a decir- que nadie morirá por no ser informado correctamente. Nadie morirá por no saber lo que pasa y, por eso mismo, creo que tendremos que esperar a ver rayar el caos para entender que el periodismo español también necesita un punto y aparte.

Que Dios te bendiga, Rayan, ese Dios que no entiende de religiones ni de dinero sino del alma.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ética, Comunicación. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Rayando el caos

  1. Maite dijo:

    Querida Eva: me ha conmovido tu artículo. Ha sido un bonito homenaje a ese niño. Que Rayan descanse en paz.

    Me gusta

  2. Pingback: Los deberes fundamentales del periodista en tiempos de crisis « Investigación, educación, periodismo y ética

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s