Periodistas, ¿aún sin identidad?

Estos días releo un artículo de la Dra. Elena Real Rodríguez, profesora de Ética y Deontología de la Información en la Universidad Complutense de Madrid, titulado “Periodistas sin identidad profesional: puntualizaciones al proyecto para un futuro Estatuto”.

Real considera que el periodismo no adquirirá la categoría de profesión hasta que no se exija la titulación específica y la colegiación obligatoria. Los proyectos de Estatuto Profesional presentados en su momento por el Foro de Organizaciones de Periodistas (FOP) y la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), aunque distintos, no cumplen los dos requisitos, por lo que la doctora los rechaza sin contemplaciones.

El hilo argumental del texto, si no interpreto mal, es el siguiente:

1. El periodismo es una actividad lo suficientemente importante para la sociedad como para elevarla al rango de profesión.

2. El derecho a la información es universal, aunque el periodista (junto con la empresa) es el profesional responsable de su ejercicio diario.

3. Luego cualquiera que comunique, se exprese o informe a través de un medio de comunicación no es necesariamente periodista.

4. Para desempeñar su tarea o misión social en las mejores condiciones, el periodista debe estar bien formado, cumplir sus obligaciones y ser sancionado cuando las vulnere.

5. La Universidad y, en concreto, las facultades de periodismo, son el mejor ámbito para formarse adecuadamente como periodista.

6. Por otro lado, la colegiación obligatoria es el mecanismo idóneo para velar por el cumplimiento de los deberes profesionales, dada la ineficacia de la autorregulación profesional y la justicia ordinaria.

 

Recomiendo su lectura por varios motivos. Primero, por valentía. Que yo sepa, pocos profesionales defienden esta postura. De hecho, la autora reconoce ir contracorriente, a pesar de todo. Segundo, por coherencia. Creo que consigue hacer ver que, si cualquiera puede ser periodista y permanecer impune cuando vulnera sus obligaciones profesionales, entonces no nos podemos quejar de la situación actual. Tercero, por apertura. Si opinas todo lo contrario, te sentará fenomenal escuchar una voz diferente. Y cuarto, porque la conozco y es buena persona; o sea, que tiene buenas intenciones.

 

Como diría Lyotard, ¡viva la diferencia!

Esta entrada fue publicada en Periodismo e información y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Periodistas, ¿aún sin identidad?

  1. II. JOSÉ MARTÍ GÓMEZ, Premio Nacional de Periodismo de Cataluña 2008,
    LA VANGUARDIA, Y JAVIER DE LA ROSA.

    Rafael del Barco Carreras

    Abril 2009. Del libro “La Catalunya mes fosca” de Victor Saura, periodista catalanista de izquierdas, recién editado, releo traduciendo del catalán… “Los periodistas, y en general las personas, tenemos esta manía de creernos lo que leemos. Uno escribe una cosa porque una supuesta buena fuente se lo ha explicado (y los De la Rosa, Piqué Vidal, Estevill, Aguilera, Oubiña y compañía eran grandísimas fuentes para muchos periodistas encantados de tenerlos) y a partir de aquí el resto lo vamos repitiendo acríticamente, como si hubiéramos presenciado el crimen en directo. No he visto nunca a ningún periodista admitir un error así. Admitir que con un artículo inspirado por alguno que le parecía de confianza y que años después se ha comprobado que era un auténtico pirata malparido hundió la reputación de algún otro que posiblemente no tenía ninguna culpa”… y amplío mi escrito del 26-10-08, cuando a Martí Gómez le otorgan el gran galardón en el teatro Kursal de Manresa.

    José Martí Gómez inició el linchamiento y juicio paralelo en el caso Consorcio de la Zona Franca de Barcelona, 1980. Insisto, ni se le ocurrió hablar conmigo, ¿para qué? ¡yo no le pagaría tanto como De la Rosa! Durante 30 años me he preguntado cuánto. Ver las imágenes adjuntas en http://www.lagrancorrupcion.blogspot.com. Dice investigó, no investigó nada, porque la patraña es falsa. NO EXISTÍAN ESOS SUPUESTOS FINANCIEROS DE DUDOSA REPUTACIÓN, apenas unos socios menores de los varios con quienes Antonio de la Rosa realizaba sus negocios (preferencia y a dúo con su hijo Javier), y en cuanto a las señoritas, ese SAN ANTONIO, arrastraba una doble vida al igual que tantos otros de los adinerados y corrompidos franquistas.

    Los De la Rosa le proporcionaron las claves del guión. La más rentable de sus novelas. Victor Saura confunde ERROR por CORRUPCIÓN. Hasta los jueces dictarán en la sentencia; dinero parte GASTADO EN VICIOS. Tengo 68 años (a estas alturas de la vida no debo justificarme ante nadie) jamás he tenido un VICIO (ni fumo) como demostraría el más profundo e imaginable examen médico, añadiendo de paso que nunca he estado enfermo con un solo día de cama, jamás una baja en mis trabajos o negocios, y demostrable en el expediente carcelario o en los archivos de todo el Sistema Sanitario. Por no tomar, ni aspirinas… la antítesis de Javier de la Rosa.

    La portada y primera página de CAMBIO 16 del 18-11-79 inicia en la Prensa la consolidación del primer gran desfalco de los De la Rosa y su corte, o de quienes se añadirían al engaño, Serra, Maragall… la Prensa…abogados, jueces, policías…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s